4 rincones de Ibiza que debes conocer

Destinos

Desde welcomebeds.com os queremos invitar a descubrir un Ibiza diferente, alejada de los tópicos más manidos y explotados. Y es que la mayor de la islas Pitiusas, pese a su pequeño tamaño es un gigantesco tesoro que nos ofrece el archipiélago de las Baleares. Viaja a Ibiza y lo comprobarás.

La Ibiza más típica

Internacionalmente Ibiza es conocida por sus maravillosas calas y por sus noches larguísimas en algunas de las discotecas más animadas y prestigiosas de Europa, así como por los beach club más glamurosos del todo el Mediterráneo. Sin embargo, hay otras “Ibizas” realmente sorprendentes.

Ibiza, cuatro veces Patrimonio de la Humanidad

Todo aquel al que le guste viajar y hacer turismo cultural, va a maravillarse con lo que le ofrece Ibiza. Aquí, en una pequeña superficie de apenas 40 x 15 kilómetros puede encontrar hasta cuatro lugares catalogados como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Son el yacimiento de época fenicia de Sa Caleta, la enorme necrópolis de Puig de Molins, el hermoso y empinado núcleo histórico de Dalt Vila, y por último un patrimonio que no está en tierra, sino en el mar, ya que se trata de las amplias praderas de Posidonia oceánica que se desarrollan en torno a la isla.

Los 4 lugares de Ibiza que no te puedes perder

Yacimiento de Sa Caleta

Sa Caleta- holbox

Sa Caleta- holbox

Para ver estos restos que se remontan a los mismos orígenes de la isla ibicenca hay que desplazarse hasta el sur de la misma, al municipio de San Jose de Sa Talaia. Aquí se asentaron los primeros pobladores hacia los siglos VIII y VII antes de Cristo.

Unos intrépidos navegantes llegados nada más y nada menos que desde Fenicia, o sea el actual Líbano. Como es lógico aquellas gentes quedaron prendados de la belleza de la isla y de su privilegiada situación en el Mediterráneo y por ello se asentaron aquí, creando una gran colonia, cuyos restos se salvaguardan en este yacimiento.

Necrópolis de Puig Molins

Necrópolis- Karol Kozlowski

Necrópolis- Karol Kozlowski

Sa Caleta nos muestra los orígenes de la ocupación de la isla, pero en la Necrópolis de Puig des Molins, ubicada en la parte baja de la propia ciudad de Ibiza, vemos como se empezó a desarrollar la vida aquí a lo largo de los siguientes siglos.

La vida o más bien la muerte, ya que en esta zona están enterradas gentes fenicias, pero también los cartagineses que llegaron años después. Es decir, Puig des Molins es un gigantesco cementerio histórico donde se han hallado infinidad de tesoros, gran parte de ellos expuestos en el museo situado junto al propio yacimiento.

La Dalt Vila

shutterstock_224939851

Dalt de Vila- Nikiforov Alexander

De la zona baja de Ibiza ahora nos vamos a su parte alta, la Dalt Vila, la ciudad histórica. Toda ella se encuentra aún resguardada por una recia muralla originada durante el Renacimiento. Esas murallas se salvan por varias puertas que nos permiten dar un paseo por el laberíntico entramado de calles que guardan iglesias, palacios, museos y rincones de enorme atractivo.

El paseo por aquí es inexcusable y mucho mejor si guardamos el plano el bolsillo y nos dejamos llevar por nuestro instinto para ascender hasta la catedral medieval, vigilante siempre sobre el puerto y la famosa Marina de Ibiza.

Antes de llegar allí veremos que algunos de los inmuebles se han transformado en acogedores alojamientos. Te apetecería dormir aquí, en un entorno declarado Patrimonio de la Humanidad, pues busca en welcomebeds.com y comprueba si alguno de entre nuestros hoteles en Ibiza te convence. ¡Estamos seguros que sí!

La Posidonia Oceánica

Acabaremos el recorrido por las auténticas joyas del patrimonio ibicenco mencionando las praderas de Posidonia oceánica que rodean el entorno. Esta algas actúan de inagotables filtros para oxigenar el mar y limpiarlo. De hecho, son las responsables de la extraordinaria calidad de estas aguas y de su aspecto cristalino.

Es decir, si eres de los que está pensando en hacer turismo de sol y playa en Ibiza, es una idea estupenda. Pero una vez que estés en playas como la Cala d’Hort, Benirrás o las más populosas playas de la población de San Antonio, aprovecha para saber un poco más sobre estas plantas, e incluso salir a remar sobre ellas y, si es posible, hacer esnorquel para contemplarlas de cerca.

Imagen de portada cortesía de Alex Tihonovs

Compartir

Comentarios