7 pueblos alrededor del Ebro

Tops

El río Ebro, con sus más de 900 kilómetros de longitud se desarrolla íntegramente por territorio español, se convierte en el más largo del país. Pero este río es más que un cauce de agua, es sobre todo una vía de vida que durante siglos ha hecho que se desarrollen pueblos y ciudades en sus orillas.

Ruta siguiendo el Ebro

El recorrido del Ebro va prácticamente desde el Cantábrico hasta el Mediterráneo donde desemboca. Por ello, nos puede servir de excelente guía para realizar un gran viaje por España, atravesando diferentes comunidades autónomas: Cantabria, Castilla y León, La Rioja, País Vasco, Navarra, Aragón y Cataluña.

En cualquiera de ellas hay muchos lugares cercanos al Ebro que visitar, pero aquí os hemos elegido únicamente un pueblo interesante por cada provincia.

Este es un buen punto de partida para iniciar esta ruta a través del Ebro. Un camino que se compone de diversas etapas y para el que se requiere pernoctar. Y para ello, no lo olvidéis porque los mejores hoteles los tenéis disponibles en welcomebeds.com.

Fontibre en Cantabria

shutterstock_63406465

Comencemos el camino del Ebro en la localidad de Cantabria donde se encuentra su nacimiento: Fontibre. O al menos eso se ha creído tradicionalmente. Si las aguas de la Fuentona de Fontibre son el auténtico origen del Ebro o no, a nosotros como turistas lo mismo nos da. Lo realmente importante es la belleza de ese paraje rodeado de rodeados de fresnos y chopos.

Frías en Burgos

El Ebro recorre el norte de la provincia de Burgos y riega localidades muy atractivas. Aunque si hemos de elegir una sola, nos decantamos por Frías, uno de los pueblos más hermosos de la provincia y de toda Castilla y León. Allí nos espera un conjunto histórico impactante, dominado por el Castillo de los Duques de Frías o las hermosas casas colgantes sobre el propio valle del Ebro.

Haro en La Rioja

haro

Durante kilómetros el Ebro es frontera entre Burgos y Álava, y así llega a La Rioja. Aquí una de las primeras y más espectaculares villas que le esperan es Haro. Un pueblo del vino por antonomasia, y también lugar monumental. No dejéis de visitar su casco urbano plagado de iglesias y palacios históricos. Y desde luego visitad sus bodegas, su fuente de riqueza.

Elciego en Álava

De nuevo, las aguas del Ebro se transforman en frontera, ahora en los límites que separan La Rioja y Álava. Pero en ambas orillas sigue habiendo inmensos viñedos. Es la Rioja Alavesa, y allí se levantan poblaciones tan atractivas como Elciego. Un sitio donde la historia de su casco antiguo se complementa con la modernidad de sus bodegas, como la diseñada por Frank Gehry.

Tudela en Navarra

El río Ebro riega y fecunda todos los territorios por los que pasa. Enriquece esas tierras y pueblos, y eso alcanza su punto álgido a su paso por Navarra. Allí está Tudela. Un sitio en el que sobre todo recomendamos vivir una rica experiencia gastronómica, para luego visitar su Catedral  y un enclave de su entorno: las Bardenas Reales.

Caspe en Zaragoza

tarazona-cerca-zaragoza

Uno de los tramos más largos que hace el Ebro tiene lugar por Aragón, donde incluso baña su capital: Zaragoza. Pues bien, aguas abajo de esa ciudad, los embalses convierten su cauce en algo inmenso. De hecho, se le conoce como el Mar de Aragón. Un lugar apasionante para la pesca, deportes náuticos y también la historia, sobre todo si se visita la villa de Caspe.

San Carlos de la Rapita en Tarragona

Y al igual que hemos comenzado este recorrido turístico en el punto de nacimiento del Ebro, vamos a acabarlo en su desembocadura. En el conocido como el Delta del Ebro. Allí hay varias poblaciones interesantes como L’Ampolla o San Carlos de la Rapita, ambas en los extremos de ese delta. Un territorio plagado de campos de arroz y buenos restaurantes para degustar las recetas tradicionales.

El Delta del Ebro es el lugar donde hay que ver como vierte sus aguas el río al Mediterráneo, algo que se puede hacer en los cruceros fluviales que se hacen por aquí. O también se puede disfrutar desde las playas que flanquean la desembocadura, tanto en Riumar como en la playa del Trabucador, una de las más espectaculares de España.

Tras un largo recorrido desde Cantabria hasta la provincia de Tarragona, siguiendo el curso del río que da nombre a la península Ibérica, que menos que darnos un buen baño en el mar.

Compartir

Comentarios