7 razones para visitar Avilés

Destinos

Hasta hace pocos años, visitar Avilés aparecía en los planes de muy pocos viajeros que hacían una escapada a Asturias. Sin embargo, ahora es diferente.

Se ha convertido en una urbe atrayente, y en gran parte se debe a la presencia del Centro Niemeyer. Pero hay más motivos para visitar Avilés. A continuación te los contamos para que vayas haciendo las maletas.

Por qué visitar Avilés: su desarrollo turístico

El paulatino incremento de visitantes a Avilés ha hecho que la ciudad también haya ido mejorando e incrementando su oferta de servicios turísticos. Algo aplicable tanto a la rica gastronomía avilesina como a sus alojamientos.

Es decir, que hoy en día encontrarás fácilmente buenos hoteles en Avilés, y por supuesto los que mejor se adaptan a tus gustos y presupuesto están disponibles en welcomebeds.com.

Disfrutar del Centro Niemeyer

Centro Niemeyer

Sin duda el despegue turístico de Avilés fue la apertura del Centro Niemeyer. Una obra que el prestigioso arquitecto brasileño Óscar Niemeyer diseñó en agradecimiento por haber recibido años antes el Premio Príncipe de Asturias. De esta manera, apreciar su arquitectura vanguardista se ha convertido en una de las principales razones para visitar Avilés.

Si se viaja a Avilés es obligatorio consultar antes la programación cultural de esta institución. Allí tienen lugar conciertos de primer nivel, pero también exposiciones artísticas. E incluso hay una zona, la famosa Torre, donde la protagonista es la gastronomía asturiana.

Degustar la cocina asturiana en Avilés

Comer en cualquier rincón de Asturias siempre es un placer. Y desde luego hay platos que son el emblema del Principado. Así que en Asturias podrás comer las típicas fabadas, paladear los quesos de Cabrales o beber sidra. Pero tiene ciertas delicias gastronómicas más exclusivas de la ciudad.

Para empezar, en Avilés se bebe más vino que sidra. Y luego hay que tener en cuenta que esta ciudad está a las orillas del Cantábrico. Es decir, que siempre ha sido puerto pesquero. En definitiva, que si se toman fabes mejor que sean con almejas y que nadie dude que el pescado que se sirve en los restaurantes es fresco, y en muchos caso comprado en la Rula, la lonja.

Visitar la Rula

Una de las visitas típicas en Avilés es adentrarse en la antigua lonja de pescados, conocida como Rula. Allí tradicionalmente (ya no se hace ahí) se subastaba a la baja el pescado recién llegado al puerto. Así que es una visita de lo más evocativa, y que con un poco de imaginación nos trae olores y sonidos de otros tiempos.

Conocer el casco histórico de Avilés

Calles de Avilés

Otra de las razones del impulso turístico de Avilés ha sido la recuperación de su casco histórico. Pequeño, pero excelentemente bien conservado.

Una zona que invita al paseo ya que gran parte de sus calles son peatonales. Así que no hay excusa para no contemplar los palacios de la calle Ferrería, las viejas iglesias de estilos variados o la monumental plaza España.

Hacer el Camino del Norte

Los peregrinos que deseen llegar hasta Santiago de Compostela también tienen una razón para visitar Avilés. Eso sí, hay que optar por la vía que supone el Camino del Norte, el cual discurre a orillas del Cantábrico. Todo un gozo de camino que tiene como etapa destacada la que une Gijón y las calles avilesinas.

Ir a la playa

Ya hemos dicho que Avilés está a orillas del Cantábrico. Y siendo así no podía faltar también su oferta playera, que no es nada despreciable. Sobre todo gracias a la cercana playa de Salinas, ideal para los amantes del surf.

Como ves, visitar Avilés siempre es una buena opción, pues tiene entretenimiento y diversión para todos los gustos. ¿Será tu próximo destino de vacaciones?

Compartir

Comentarios