9 pueblos que visitar en Castilla y León

Tops

Son 9 las provincias de Castilla y León, y todas ellas son maravillosos destinos para pasar unas vacaciones de turismo de interior. Y también cualquiera de esas provincias es estupenda para hacer una escapada rural. ¿No sabéis dónde? Pues aquí os vamos a dar a conocer nueve ideas, nueve pueblos distintos y fantásticos, uno por cada provincia.

Las 9 provincias de Castilla y León

Vamos a enumerarlas: Burgos, Palencia, Soria León, Salamanca, Valladolid, Zamora, Ávila y Segovia. En cualquier era de esas 9 provincias hallaréis atractivos para planear una rápida escapada de fin de semana o unas vacaciones más largas. Y por supuesto, en todas ellas podéis disfrutar de sus mejores hoteles gracias a la oferta de welcomebeds.com.

Y ahora sí, los pueblos a visitar en Castilla y León son:

Covarrubias en Burgos

Muchos de los pueblos más hermosos de Castilla y León se acumulan en el territorio burgalés. Así que es difícil elegir, pero en esta ocasión optamos por Covarrubias. Una localidad con un encanto especial que se respira ya en su plaza mayor, y luego sigue envolviendo lugares como el torreón de Fernán González o su colegiata.

Aguilar de Campoo en Palencia

Es improbable hablar de los pueblos de Castilla y León sin mencionar el arte románico. Y eso es absolutamente imposible si hablamos de la localidad palentina de Aguilar de Campoo. La sobriedad de este estilo es la que mejor cuadra con el carácter castellano, y aquí encontramos un monumento que es obra cumbre de la época: el monasterio de Santa María la Real.

Medinaceli en Soria

ayuntamiento-de-soria

Casi todo en Castilla y León sabe a Edad Media, sin embargo os proponemos la visita a Medinaceli en la provincia de Soria. No es que aquí no se descubran las huellas del pasado musulmán y la posterior conquista por parte de los cristianos. Sin embargo, lo que hace diferente a Medinaceli es su patrimonio romano.

Santiago de Peñalba en León

Peñalba de León está en una de las comarcas más atractivas de la provincia, la del Bierzo. Allí no os debéis perder un paseo por Las Médulas, o disfrutar de la gastronomía local en Ponferrada. Pero además acercaros a la zona del Valle del Silencio. Un nombre de lo más seductor, tanto como la belleza de Santiago de Peñalba.

La Alberca en Salamanca

Los atractivos del turismo rural en la provincia de Salamanca están a la altura de los que hay en la capital, ya que la ciudad salmantina es una de las más hermosas de España. Pues bien, de todo lo que se puede ver aquí, queremos destacar La Alberca. ¿Por qué? Por ser un conjunto donde cualquier detalle se ha cuidado al máximo, siendo todo el pueblo como un museo al aire libre.

Peñafiel en Valladolid

El castillo de Peñafiel no solo es una de las fortalezas más espectaculares de las muchas que hay en Castilla y León. En realidad, es uno de los castillos más llamativos de España. Su presencia domina la población y le da una fotogenia única. Pero además si visitamos su interior, descubrimos que allí está el museo de los vinos de la Ribera del Duero.

La Puebla de Sanabria en Zamora

plaza-mayor-zamora

El paisaje de Castilla y León se caracteriza por los campos de cereal y la meseta. Pero hay más. Una prueba la hallamos en la zamorana Puebla de Sanabria, donde hay un lago muy visitado. Sin duda, el complemento perfecto para el casco urbano de esta población que todavía conserva sus murallas, sus torres y la interesante iglesia de Nuestra Señora de Azogue.

Arévalo en Ávila

La visita a Arévalo es otra muestra más de la variedad paisajística y arquitectónica que nos espera si viajamos por las tierras de Castilla y León. Tal vez pienses que aquí todo son sobrios monumentos hechos en piedra. ¡Pero no es así! En Arévalo el material que predomina en sus edificios históricos es el ladrillo, y ello se debe a su pasado como enclave mudéjar.

Pedraza en Segovia

Vamos a acabar este recorrido por Castilla y León visitando la localidad segoviana de Pedraza, porque quizás sea el núcleo que mejor resume lo que es esta comunidad autónoma. Un conjunto amurallado, de calles empedradas, casas nobles y airosas iglesias. Todo envuelto de un carácter castellano recio y austero, pero muy orgulloso. Lo dicho, un buen resumen de un viaje por el territorio castellanoleonés.

Compartir

Comentarios