Conociendo Sevilla de noche

Inspiraciones

Sería imperdonable no gozar de Sevilla de noche durante una escapada a la capital hispalense. Esta ciudad durante el día posee un sinfín de atractivos, y muchos de ellos adquieren un color especial con la puesta de sol. No hay que perdérselos, al igual que no hay que perderse las zonas donde la alegría típicamente sevillana se desborda y contagia.

Disfrutar de Sevilla de noche

La diversión nocturna sevillana se reparte a lo largo de diferentes barrios. Así que antes de elegir tu hotel en Sevilla gracias al listado de alojamientos que ofrece welcomebeds.com hay que echarle un vistazo a esas zonas donde se trasnocha.

Por dos motivos, o para estar cerca de la fiesta si es lo que deseas, o para alejarse y poder relajarse en el hotel después de una buena cena, una copa y un paseo descubriendo el especial colorido de Sevilla de noche.

Así que aquí te contamos donde está el mejor ambiente nocturno.

Triana

0c2ddcdf499220b7cfa00e16521c21f3

Una zona habitual para noctámbulos se encuentra al otro lado del Guadalquivir, en el barrio de Triana. Y es que en estas calles se hallan algunos de los tablaos flamencos más auténticos que se pueden disfrutar en Sevilla de noche.

Es una barriada con las tabernas y tablaos más típicos. Pero también es un buen lugar si deseas sencillamente tomar algo a la ribera del río mientras estás contemplando la ciudad histórica. Para eso Triana es ideal, ya que en su famosa calle Betis se acumulan las terrazas con las mejores vistas.

El centro histórico

Ese mismo centro de Sevilla que se divisa desde la calle Betis también puede ser un excelente lugar para trasnochar. Un área donde el excelente clima sevillano obliga a que cualquier bar o taberna posea su terraza a la fresca. Y una curiosidad, aquí verás muchos forasteros como tú, pero también acuden los locales, ya que no son especialmente abusivos con sus precios.

En definitiva, el centro histórico es un buen lugar para cenar tranquilamente a la fresca, a base de raciones. Para tras eso darse una vuelta por los monumentos más carismáticos de la ciudad, que reciben una iluminación espectacular. Solo con esas vistas de la Giralda o los Reales Alcázares ya se puede decir que se ha disfrutado de Sevilla de noche. Pero quien lo desee puede tomar algo más acercándose a:

La Alameda de Hércules

En esta gran explanada y las calles aledañas  puedes encontrar la esencia nocturna de la Sevilla más actual. Es una zona donde hallarás los bares más típicos que ofrecen los clásicos bocadillos, mientras otros locales preparan platos mucho más cuidados, aunque a precios bastante razonables.

También aquí hay pubs que ofrecen música en directo y hasta se puede ir a alguna que otra discoteca. En definitiva, la Alameda de Hércules es imprescindible para conocer Sevilla de noche. Y curiosamente esta es una zona que hasta hace poco estaba bastante degradada, y sin embargo este desarrollo nocturno ha hecho que sea un espacio recuperado para la ciudadanía.

El Arenal

Sevilla2005July_081

Hemos hablando del barrio de Triana a un lado del Guadalquivir. Pues al otro se encuentra otra área de ocio nocturno imprescindible. Es el Arenal. Eso sí aquí hay que prepararse para hacer fila ante la barra de cada bar, porque sobre todo en fin de semana, se trata de una zona plagada de gente. Una acumulación de personal que no debe atemorizar, ya que es sinónimo de diversión.

Viapol

Nos alejamos un poco del centro de la ciudad para hablaros de la zona de Viapol. Pero aunque esté más lejos, se llega fácilmente en autobús y en tranvía, así que no hay que renunciar a conocer esta peculiar zona de la Sevilla de noche en la que se encuentran varias discotecas muy frecuentadas.

El Recinto Ferial

light-garland-346849_1280

Y si hablamos de Sevilla de noche no nos podemos resistir a mencionar uno de los acontecimientos más esperados por los hispalenses y que se convierte en inolvidable para todo aquel forastero que acuda por primera vez.

Hablamos de la Feria de Abril, cuyas fechas varían cada año, pero lo que no cambia es la ubicación del Recinto Ferial. Para llegar a él hay que atravesar el río por el puente de las Delicias. Ya desde ahí escucharemos la música de las casetas, veremos las luces de la feria y oleremos el jamón, el fino y los rebujitos.

Si se tiene la suerte de viajar a la capital andaluza en época de feria no te lo pierdas. Y si es en cualquier otra época del año, no renuncies a disfrutar de la fiesta que se vive en Sevilla de noche.

Compartir

Comentarios