Descubrir la Mezquita de Córdoba

Inspiraciones

La Mezquita de Córdoba es uno de los más maravillosos legados que ha dejado en España la convivencia entre los musulmanes y los cristianos durante siglos. Por esa razón, la visita a la Mezquita de Córdoba es imprescindible durante una estancia en la ciudad andaluza, ya que se trata de algo más que un monumento: es una artística manifestación de tolerancia.

La Mezquita de Córdoba y mucho más

El descubrimiento de todos los encantos de la mezquita cordobesa merece por sí solo el viaje a Córdoba. Pero hay bastantes más lugares de interés como el Puente Romano sobre el Guadalquivir, el encanto del barrio de la Judería, sus floridos patios, el Alcázar de los Reyes Cristianos o las múltiples iglesias diseminadas por su casco histórico.

Por no hablar de la rica gastronomía local o los locales que ofrecen espectáculos flamencos de primera categoría. En fin, que debes preparar una escapada para conocer la Mezquita de Córdoba y el resto de encantos de la ciudad. Y por supuesto, a la hora de preparar este viaje, cuenta con welcomebeds.com que te puede proporcionar los mejores hoteles en Andalucía.

La historia de la mezquita

Mezquita de Córdoba 3

Los orígenes de la Mezquita de Córdoba nos trasladan al siglo VIII, a los tiempos del emir Abderramán I. Si bien el aspecto más monumental se lo darían algunos de sus descendientes como Abderramán III o Alhakén, los cuales ya habían convertido a Córdoba en la capital de su poderoso califato y por lo tanto debían tener un gran templo a la altura de su prestigio.

El hecho es que tras las diversas ampliaciones y remodelaciones durante los siglos de ocupación musulmana de la ciudad, la mezquita alcanzó un esplendor de lo más cautivador. Y por ello, no extraña que tras la conquista cristiana en el siglo XIII se respetara gran parte de su arquitectura, aunque se construyera en su interior la catedral de la ciudad.

Así pasó de ser la Mezquita de Córdoba a una singular mezquita-catedral. Motivo por el que decíamos que no solo es un bello edificio, sino que también es un monumento a la integración. Pero por si fuera poco, el edificio se convierte en el epicentro de la vieja Judería, así que no nos ha de extrañar si a veces a Córdoba se la llama la Ciudad de la Tres Culturas.

Patrimonio de la Humanidad

Mezquita de Córdoba 2

La extraordinaria simbiosis entre las arquitecturas de varios siglos y dos religiones hace que el lugar esté declarado Patrimonio de la Humanidad. Y es que el recorrido por su interior es un paseo por la historia del arte que nos lleva desde el estilo de los Omeyas hasta el Barroco, pasando por el arte gótico o el Renacimiento.

Durante el paseo por la Mezquita de Córdoba no hay que perderse sus famosas arcadas en blanco y rojo, pero también hay que detenerse en el mihrab decorado con finísimas filigranas. Y casi unidos a esas formas islámicas aparecen la austera Capilla Real, la Capilla de Villaviciosa, así como el esplendoroso crucero cubierto con una cúpula que es el corazón del templo catedralicio.

Pero no todo es arte y arquitectura durante la visita a la Mezquita de Córdoba, ya que uno de los placeres más inspiradores que proporciona el lugar es pasear relajadamente por su Patio de los Naranjos. Un lugar donde es fácil soñar con todo lo que ha vivido este impresionante monumento, único en toda Europa.

Algunas curiosidades sobre la Mezquita de Córdoba

mezquita de cordoba

La inmensa mayoría de las mezquitas del mundo están orientadas hacia la ciudad santa de los musulmanes: La Meca. Pero eso no ocurre en la Mezquita de Córdoba, que se orienta hacia el sur. ¿Por qué? Se desconoce la razón, pero se especula con que su fundador Abd al-Rahman I lo ordenara así para evocar el camino que tuvo que recorrer antes de llegar aquí.

Y otra curiosidad, es que muchos de los mármoles de las columnas que se pueden ver en la imponente sala de oraciones, son elementos reciclados. Sí, elementos de origen romano o visigodo, que los constructores musulmanes supieron reaprovechar para incorporarlos a su gran templo.

Esta es otra enseñanza más que nos ofrece la fascinante Mezquita de Córdoba. Un lugar que nadie se puede perder durante un viaje a Córdoba, ya que es un sitio histórico, cargado de belleza y de jugosas lecciones de vida que todos deberíamos conocer.

Compartir

Comentarios