Gran Canaria: descubre su belleza interior

Destinos

Uno de los grandes atractivos de la isla de Gran Canaria son sus playas, ubicadas en la zona sur. Pero aquí os vamos a mostrar rincones maravillosos del interior de la isla dignos de ser conocidos y disfrutados.

Sin duda, la zona de Maspalomas con su enorme oferta de alojamiento y ocio es muy atractiva para el viajero. E igual ocurre con la capital isleña: Las Palmas de Gran Canaria, una gran urbe que tiene todo aquello que uno pueda necesitar para pasar unas buenas vacaciones. Entre otras cosas allí se dispone de una amplísima oferta de alojamiento para todos los gustos y bolsillos.

Playa del Inglés en Gran Canaria

Playa del Inglés – Valery Bareta

Por otra parte, ambos puntos, Maspalomas al sur y Las Palmas al norte, están perfectamente comunicados por carretera. Apenas 60 kilómetros los separan siguiendo la ruta rápida por el litoral este oriental. Pero aprovechando las dimensiones de la isla, se pueden hacer excursiones por las carreteras de interior que nos descubren lugares realmente impactantes. Vamos a concocer algunos.

1. Caldera de Bandama

Caldera de Bandama enGranCanaria

Caldera de Bandama – lvalin

Las islas Canarias son famosas en el mundo entero por su privilegiado clima, sus playas, su alegría y sus volcanes. Todo esto lo posee evidentemente Gran Canaria, y el tema volcánico está representado por la caldera de Bandama, un gigantesco y milenario cráter cuya hermosura sobrecogedora le ha hecho acreedor del rango de Monumento Natural.

2. Villa de Teror

Teror en Gran Canaria

Teror – Karol Kozlowski

Al igual que la Caldera de Bandama, también Teror se encuentra en el norte. Si bien en este caso merece una visita por tratarse de una de las poblaciones más antiguas de la isla. Un lugar que invita al paseo tranquilo para sorprenderse con la arquitectura típica, entre la que destaca la iglesia de la Virgen del Pino.

3. Firgas

Firgas en Gran Canaria

Firgas – Oleg Znamenskiy

Firgas es una de las localidades con más encanto en el norte de la isla. Aquí están especialmente orgullosos de dos cosas que invitan a descubrir a todos sus visitantes. Por un lado, hay que subir sus famosas y bellas escaleras, un paseo que bien merece la pena. Y después es obligatorio entrar al molino del Conde, un molino del siglo XV donde se ha elaborado desde siempre el gofio, uno de los alimentos canarios más tradicionales.

4. Roque Nublo

Roque Nublo en Gran Canaria

Roque Nublo – holbox

Este es prácticamente el centro geográfico de la isla y, sin duda alguna, el paraje más emblemático y querido por los vecinos. Un gran roque de formas caprichosas que despunta verticalmente sobre todo el paisaje que se domina desde aquí.

Es posible acercarnos hasta sus pies caminando, pero casi es más impresionante contemplarlo desde cierta lejanía, concretamente desde el mirador de la Cruz de Tejada. Desde este punto se aprecia en toda su belleza y se comprende a la perfección por que el Roque Nublo es un punto venerado en la isla desde los tiempos de los guanches.

5. Barranco de Guadayeque

Barranco de Guayadeque en Gran Canaria

Barranco de Guayadeque – ZM_Photo

En este lugar nos espera un paisaje completamente horadado por cuevas donde tradicionalmente han habitado los vecinos de la zona. Tradicionalmente y en la actualidad, ya que aquí siguen viviendo. Incluso hay una ermita excavada en la roca y muchos de los negocios para los turistas, como son los restaurantes, también están excavados en el subsuelo.

6. Fataga y el Barranco de las Mil Palmeras

Barranco de Fataga en Gran Canaria

Barranco de Fataga – ZM_Photo

Fataga es la típica población del interior canario que posee uno de los núcleos mejor conservados. Pero además, está el valor añadido de su entorno natural privilegiado, dominado como nos indica el topónimo por las palmeras, la Phoenix canariensis, la más típica de las palmeras del archipiélago canario.

7. Parque Natural de Pilancones

Parque Natural de Pilancones en Gran Canaria

Parque Natural de Pilancones – Mikadun

Y Fataga también es un punto de entrada ideal para adentrarse en el territorio protegido del Parque Natural de Pilancones. Un espacio de unas 6.000 hectáreas con diferentes senderos y barrancos donde abunda un denso bosque de pino canario que sirve de refugio a un elevado número de aves y mamíferos.

Pero además de pinos, en este parque natural se encuentra la mayor concentración de dragos que hay en la isla. Solo por ver estos árboles tan longevos y de formas caprichosas ya merece la pena adentrarse por el interior de Gran Canaria. Una isla que tiene suficientes atractivos como alejarse un día o dos de la playa y recorrer estos sorprendentes lugares.

Fotografía de portada: Andrzej Kubik / Shutterstock.com

Compartir

Comentarios