Guía para visitar la cueva de Altamira

Inspiraciones

Visitar la cueva de Altamira supone ni más ni menos que descubrir uno de las grandísimas joyas que posee el patrimonio histórico y artístico de España. De hecho, a este lugar con miles de años de antigüedad se le suele llamar la Capilla Sixtina del arte rupestre, ya que se considera la obra maestra del arte del Paleolítico. ¡Y está en tierras de Cantabria!

Donde alojarse para visitar la cueva de Altamira

En welcomebeds.com somos especialistas en proporcionarte los mejores hoteles para tus viajes y vacaciones. Así que te vamos a decir donde puedes hallar los más adecuados para visitar la cueva de Altamira.

Esta joya se encuentra en el municipio cántabro de Santillana del Mar. Villa hermosa como pocas y con abundante oferta de alojamiento, así que es un buen sitio para buscar tu hotel. Si bien, dadas las buenas comunicaciones que cruzan de este a oeste esta comunidad autónoma, también es interesante hospedarse en muchos hoteles de Cantabria.

E incluso, puede ser una buena idea elegir tu alojamiento en la zona oriental de Asturias, ya que desde ahí queda muy cerca la posibilidad de visitar la cueva de Altamira. Sea cual sea el lugar de tu hospedaje, no lo dudes: ¡en welcomebeds.com te facilitaremos el mejor hotel para tus vacaciones!

El descubrimiento de la cueva de Altamira

Altamira-Cantabria-Cantabriarural-D-800x533

Para visitar la cueva de Altamira es imprescindible adquirir la entrada al Museo Nacional de Altamira que se levanta al lado de la cavidad prehistórica. Se encuentra en un paraje alejado de cualquier núcleo urbano, pero teniendo en cuenta la importancia de este lugar, incluso tiene una dirección postal: vía Marcelino Sanz de Santuola.

Ese nombre recuerda al primer hombre moderno que consiguió visitar la cueva de Altamira, ya que Sanz de Santuola fue su descubridor en 1875. Desde ese momento, todos los estudiosos del arte prehistórico quedaron maravillados por las pinturas de Altamira. Tanto que algunos incluso pensaron que eran una falsificación dada su calidad y su extraordinaria conservación.

El Museo Nacional de Altamira

No obstante, desde aquel descubrimiento ese mismo estado de conservación ha ido empeorando tras las continuas visitas. Tanto es así, que se decidió restringir al máximo la posibilidad de visitar la cueva de Altamira, y a cambio se construyó este museo que incluye la llamada Neocueva, una réplica exacta y milimétrica de la cavidad original.

La visita al museo

La exposición del Museo Nacional de Altamira es sobre todo divertida. Pero además es muy necesaria para comprender todo el valor de las pinturas rupestres. En el museo hay infinidad de reproducciones de otras pinturas prehistóricas, gracias a las cuales se puede conocer cómo vivían los hombres de aquella época.

Además se descubre cómo llegaron a realizar esas obras que han resistido el pasado de miles y miles de años. Y sobre todo, podemos especular sobre el significado de aquellas pinturas tan enigmáticas. Es decir, recorrer el museo es la antesala ideal para disfrutar mucho más al visitar la cueva de Altamira.

La visita a la Neocueva

Con la entrada al museo se incluye el acceso a la Neocueva, una reproducción completamente fidedigna, milímetro a milímetro, de la original. La réplica no solo muestra las pinturas, sino que recrea las mismas condiciones ambientales. De este modo, el recorrido por la Neocueva proporciona idénticas sensaciones que visitar la cueva de Altamira.

Esta visita a la Neocueva siempre es guiada y en un horario concreto que se facilita con la entrada al museo. La razón es que su exactitud es tal, que los pasillos por ella reproducen los de la naturaleza, razón por la que no caben muchas personas al mismo tiempo.

La posibilidad de visitar la cueva de Altamira

Cuevas de Altamira

La Neocueva ha conseguido que miles de personas puedan disfrutar de la magia de Altamira sin dañar la cueva prehistórica, ya que se descubrió que un alto número de visitas afectaba seriamente a su conservación. Por eso se redujeron al mínimo. Sin embargo, no está cerrada al público y hay una posibilidad de visitarlas.

Al adquirir la entrada al museo hay que solicitar esa visita. Entonces se entra en un sorteo semanal que premia a cinco personas con la posibilidad de visitar la cueva de Altamira, la verdadera. Una experiencia de lo más exclusiva en la que uno logra entrar a uno de los sancta sanctorum del arte mundial.

¿Quién sabe? Quizás en tu próximo viaje a Cantabria, tú seas el afortunado que logre visitar la cueva de Altamira. Pero para ello se hace necesario descubrir antes Santillana del Mar, el Museo Nacional de Altamira y la Neocueva. Todo un paseo por la historia del hombre.

Compartir

Comentarios