Islas Cíes, un paraíso en la Rías Baixas

Inspiraciones

Las Islas Cíes se han convertido en una de las grandes joyas de Galicia. Más en concreto de su patrimonio natural. De hecho, forman parte del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas, el cual se halla frente a la costa de las Rías Baixas. Un espacio protegido por su alto valor ecológico, pero que también se puede disfrutar como turista. Ahora os vamos a contar cómo.

Alojarse en las Rías Baixas

La costa de Pontevedra, o lo que es lo mismo, el litoral de las Rias Baixas, es uno de los destinos predilectos del turismo en Galicia. Los motivos son muchos: sus playas, la belleza del paisaje, maravillas como las Islas Cíes, la gastronomía… De manera que es una zona donde hay una gran oferta de alojamiento, entre la cual hemos hecho una selección para que dispongas de los mejores hoteles en la Rías Baixas con welcomebeds.com.

Elige la población donde hospedarte y disfruta de esta costa especial. Y, por supuesto, reserva un día para visitar las Islas Cíes, haciendo una excursión desde Vigo, Cangas o Baiona. Es cierto que podrías dormir en las islas en un modesto camping, pero su capacidad es reducida y su comodidad es la propia de estos establecimientos. Así que la gran mayoría de viajeros prefiere tener su hotel en las Rías Baixas y desde allí hacer la excursión.

Cómo llegar a las Islas Cíes

Tal y como hemos avanzado, para llegar a las Islas Cíes hay que tomar un ferry en Vigo, Cangas del Morrazo o en Baiona. Y así tras una hora que dura más o menos el viaje llegamos a este archipiélago único y delicado. De hecho, antes que adquirir el billete del barco es necesario solicitar un permiso de visita en la web de la Xunta de Galicia.

Hay que tener en cuenta que para su conservación solo se permite la visita diaria de un máximo de 2.000 personas. Una cantidad que en temporada alta se alcanza muy pronto, por lo que si piensas visitar las islas Cíes durante tus vacaciones en las Rías Baixas, lo mejor es que hagas la reserva de tu autorización y de tu ticket del barco lo antes posible.

¿Qué te espera en las Islas Cíes?

Para definirlo de una manera muy rápida, diremos que lo que te espera en las Islas Cíes es una maravilla de la naturaleza. Y por lo tanto, nuestra invitación es que las disfrutes con calma, te olvides del estrés y dediques el día a gozar de sus playas y a darte caminatas siguiendo las rutas senderistas perfectamente señaladas.

Eso es lo que hay que hacer en las Islas Cíes. Quizás te parezca poco, pero la belleza del lugar es tanta, que todo el que va, tiene ganas de regresar desde el mismo momento que zarpa en el ferry de regreso a la península.

Las playas de las Islas Cíes

Las Islas Cíes son tres. La de Monteagudo, la del Faro y la de San Martiño. La principal es la primera, y allí se encuentra el gran atractivo del archipiélago: la playa de Rodas. Para muchos la mejor playa del mundo. ¿Por qué? Por su finísima arena de cuarzo y la transparencia del mar. Un mar con un tonos turquesas maravillosos, pero eso sí, con unas temperaturas más bien bajas.

La de Rodas no es la única playa de las Islas Cíes. Otras muy concurridas son las de Nuestra Señora, ideal para hacer esnorquel, o la de Figueira, muy apreciada para hacer nudismo. Además no hay que olvidar la playa de la isla de San Martiño, a la que solo podréis llegar en barco privado.

Senderismo en las Cíes

A esta excursión hay que llevar el traje de baño, pero también un buen calzado para hacer alguna de las rutas senderistas que nos proponen las Islas Cíes. Todas son relativamente cortas y sin pendientes. Por ello son paseos muy agradables que nos llevarán a conocer los diferentes faros y playas, además de que nos permitirán subir hasta el Alto del Príncipe.

Desde allí, a poco más de 100 sobre el mar, se dispone de una maravillosa panorámica de toda la extensión del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas. Un territorio a conservar por todos, también por los turistas. Así que recuerda que no debes dejar huella en esta maravilla de la naturaleza, e incluso deberás llevarte contigo los residuos que generes.

Compartir

Comentarios