La ciudad amurallada de Ávila

Destinos

Ávila es una de las ciudades más atrayentes de toda la Comunidad Autónoma de Castilla y León. La razón de ese magnetismo es que su casco histórico todavía permanece rodeado por unas imponentes murallas medievales. Y una vez allí, hay que atravesarlas para hacer un viaje en el tiempo, dado el cuidado estado de conservación del núcleo antiguo.

Una escapada a Ávila

Dada la cercanía de Ávila a la capital española, es habitual programar rápidas excursiones desde Madrid hasta esta ciudad. Sin embargo, es muy recomendable hacer un viaje más largo y pasar en Ávila al menos una noche.

Así sin prisas es como mejor se disfruta de los encantos abulenses, de su patrimonio, sus tradiciones o su gastronomía. Animaros a hacer esta escapada, de al menos un fin de semana, porque os sorprenderá. Como os sorprenderá su oferta de alojamiento, entre la cual encontraréis los mejores hoteles en Ávila con welcomebeds.com.

Motivos para hacer un viaje a Ávila

muralla-avila-1-300x200

Ya lo hemos avanzado, las razones para descubrir Ávila son primordialmente de carácter cultural y también gastronómico. Vamos a empezar por esto último, para literalmente abrir boca.

Los amantes del buen comer no pueden ir a mejor lugar. Aquí les esperan platos tan contundentes como el chuletón de Ávila, las patatas revolconas, la sopa castellana, o las judías del Barco de Ávila. Y de postres, las dulces yemas de Santa Teresa. Con este menú se toman suficientes fuerzas para caminar por la ciudad y descubrir sus joyas patrimoniales:

Las Murallas de Ávila

Si se habla del patrimonio de Ávila hay que comenzar por su mayor y más evidente tesoro: sus murallas. Fueron construidas en la Edad Media, allá por el siglo XI. Así que van camino de cumplir los 1.000 años y siguen protegiendo con sus casi 3 kilómetros de longitud, todo el casco histórico abulense.

Son unas murallas que sencillamente impresionan por su tamaño y robustez, tanto que está considerado como el recinto amurallado mejor conservado, no solo de España, ni de Europa, ni más ni menos que de todo el mundo.

torres-muralla-avila-300x200

Para apreciarlas como merecen, hay que darse un paseo por los jardines que la rodean. Así se ven sus 9 puertas y los 90 torreones distribuidos en toda su longitud. Un paseo que nos hará comprender toda la fuerza de esta construcción casi de película.

El casco histórico

Una vez atravesadas esas puertas, llegamos al núcleo antiguo excelentemente conservado. Y nuestra recomendación es tomar como destino la Plaza Mayor. Ese será el epicentro de nuestros paseos por Ávila, ya que desde ella todo queda cerca, como por ejemplo su catedral del siglo XII. La cual fue la primera catedral gótica que se construyó en el país.

Convento de Santa Teresa

La Catedral solo es la iglesia más aparente de todo el casco histórico. Pero en Ávila abundan los templos, sea en forma de sencillas iglesias o de más amplios conventos y monasterios. Podríamos hablar de las iglesias de Santo Tomé el Viejo o de San Pedro, la basílica de San Vicente o los conventos de San José o el de la Encarnación.

Pero para no abrumar, os recomendamos la visita al edificio religioso que lleva el nombre de la abulense más universal, o sea, el Convento de Santa Teresa de Jesús. Allí no solo se ve el monumento donde vivió esta monja y escritora del Barroco, sino que hay un museo que nos da a conocer su vida y obra.

Más monumentos de Ávila

convento Santa Teresa

No obstante, en Ávila no todo es arquitectura religiosa. Entre sus monumentos excelentemente conservados también hay varios palacios de interés. Uno de ellos es el de Polentinos, en cuya arquitectura renacentista, hoy en día se puede visitar el Museo del Ejército de Tierra.

Y también en la época del Renacimiento se levantó el Palacio de los Superunda, una construcción elegante en su austeridad y contundencia, que en su interior guarda curiosas obras de arte. De hecho, la apariencia de esta casona es una excelente metáfora de las sensaciones que provoca una escapada a Ávila. Una ciudad de aspecto sobrio, pero que al conocerla sorprende por su riqueza y atractivos.

Compartir

Comentarios