La famosa ruta de los pueblos blancos

Inspiraciones

La ruta de los pueblos blancos es uno de los itinerarios turísticos más hermosos que se pueden seguir por el interior de la comunidad andaluza. En concreto, por el interior de las provincias de Cádiz y Málaga. Un recorrido que no solo nos llevará a descubrir bellas localidades, obviamente de arquitectura encalada, también contemplaremos unos paisajes serranos de lo más atractivos.

Síguenos y te contamos sobre ello.

Kilómetros y kilómetros en la ruta de los pueblos blancos

En total la ruta de los pueblos blancos de Andalucía discurre entre decenas de pueblos. Y el orden de visitarlos deben ir un poco a tu antojo y capricho. Son muchos los kilómetros que se pueden hacer yendo de uno a otro, siempre por carreteras de trazado tan curveado como bello es el paisaje.

Así que si piensas hacer esta ruta de los pueblos blancos, tómalo con calma, disfruta de los paisajes, la gastronomía y las gentes de la zona. Y por supuesto, busca con welcomebeds.com un buen alojamiento por esta zona de Andalucía para invertir varios días en el recorrido. De momento, para que te hagas una idea de lo que te espera, te presentamos alguno de estos pueblos.

Arcos de la Frontera

En muchas ocasiones, Arcos de la Frontera, en la provincia de Cádiz, se toma como la puerta de entrada a la ruta de los pueblos blancos. Pero es mucho más que una entrada, es una parada de primer orden. Su entramado urbano nos traslada a tiempos de Al-Andalus y a la posterior reconquista que aquí hizo construir palacios y conventos que se merecen una visita relajada.

Setenil de las Bodegas

Seguimos en la provincia gaditana y llegamos a una de las poblaciones más singulares de España, ya que Setenil de las Bodegas está bajo una gran roca y parece que en cualquier momento puede quedar aplastado por esa gigantesca mole. No obstante, no hay peligro, visítalo con tranquilidad y disfruta de su belleza.

Grazalema

Gran parte de la ruta de los pueblos blancos discurre por el Parque Natural de la Sierra de Grazalema, así que merece la pena descubrir la población que da nombre a este paisaje protegido. Su casco urbano se asienta a la perfección en este quebrado paisaje y allí surgen sus dos principales monumentos, las dos iglesias, una dedicada a San José y  la otra, a Nuestra Señora de Aurora.

Ubrique

Perderse en el laberinto de calles encaladas de Ubrique es otra de las sensaciones que no te puedes perder durante la ruta de los pueblos blancos. Pero no solo hay que pasear por su núcleo actual. También hay que acercarse a sus restos más antiguos en el yacimiento de la época romana llamado Ocuri.

Zahara de la Sierra

En el corazón de la ruta de los pueblos blancos se encuentra Zahara de la Sierra, en cuyas proximidades se puede dar un paseo por el embalse del río Guadalete. Y otro paseo obligado por el casco urbano de Zahara es el que nos llevará hasta su zona más elevada, donde se encuentra la vieja Torre del Homenaje con unas increíbles vistas del entorno.

Ronda

Hemos incluido a la localidad malagueña de Ronda dentro de la ruta de los pueblos blancos de Andalucía. Pero lo cierto es que esta población tiene tanta personalidad y atractivos que es en sí misma un destino individual. Sin duda, la localidad más monumental de todas gracias a sus iglesias renacentistas, sus puentes que sobrevuelan el famoso Tajo de Ronda o su carismática plaza de toros.

Más lugares a visitar en la ruta de los pueblos blancos

Podríamos hacer un itinerario mucho más detallado, pero pensamos que lo mejor es que la ruta de los pueblos blancos os vaya sorprendiendo con el paso de los kilómetros.

Así iréis descubriendo el castillo árabe de Olvera, las empinadas calles de Benadalid, la magia escondida de Montejaque, la belleza de Benaoján perfectamente integrada en la sierra o el bosque de Jimena de la Frontera, muy cerca del océano. En fin, una ruta que no defrauda a nadie.

Compartir

Comentarios