La hermosa cala Sa Calobra en Mallorca

Inspiraciones

La cala Sa Calobra en Mallorca es uno de esos rincones que hacen que las islas Baleares sean diferentes. Unas islas repletas de encantos y lugares mágicos. Y sin duda, uno de ellos es esta cala donde se dan la mano de forma espectacular el mar Mediterráneo y el paisaje quebrado de la Sierra de Tramuntana. Pero no solo es inolvidable la estampa de cala Sa Calobra, también lo es el camino para llegar hasta ella, tanto si se hace por tierra como por mar.

Unas vacaciones en Mallorca

La visita a la cala Sa Calobra debería estar en tu programa de actividades si tienes previsto pasar unas vacaciones en Mallorca. En realidad, debes tener en cuenta que dado el tamaño de la mayor de las Baleares, lo ideal para esos días de vacaciones es que dispongas de un automóvil para hacer excursiones hacia cualquier punto mallorquín.

Reserva tu estancia en alguno de los numerosos hoteles situados en Mallorca. Y presta atención a su ubicación, algo sobre lo que podemos informar ampliamente en welcomebeds.com. Ese hotel va a ser tu base de operaciones para ir descubriendo uno a uno los encantos de la isla, como la propia cala Sa Calobra.

Llegar a cala Sa Calobra

Como ya hemos anticipado más arriba, hay dos formas de llegar a cala Sa Calobra. Una es la vía marítima y se puede hacer tanto en ferrys que zarpan desde Port de Sóller, como navegando en barcos particulares. Sin duda, este paseo frente a la costa mallorquina tiene todo el embrujo del Mediterráneo.

Pero la segunda forma de llegar a cala Sa Calobra es hacerlo por carretera. Una carretera no apta para los propensos al mareo. El trayecto está repleto de curvas, muchas de ellas de 180 grados. Es una carretera para los amantes de la conducción, mientras que los acompañantes pueden disfrutar de unas vistas espectaculares sobre los paisajes mallorquines más inaccesibles.

En la desembocadura de un torrente

Cuando se culminan estos 14 kilómetros de descenso se llega a los acantilados de Morro de Sa Vaca. En realidad, estamos ya a la altura del mar, pero nos encontramos en la sierra de Tramuntana que ha ido bajando hasta las aguas del Mediterráneo. Y más concretamente, en la cala Sa Calobra nos hallamos en el punto donde un torrente de montaña acaba por desembocar en el mar. Por eso el paraje también es conocido como la desembocadura del Torrent de Pareis.

Dos playas

En la cala Sa Calobra disponemos de dos playas protegidas por los espectaculares acantilados. Y esas playas están divididas por el propio Torrent de Pareis. Es cierto que son playas de guijarros, pero son tan finos que la estancia aquí es realmente cómoda. Aunque si aún así quieres disfrutar de una tumbona o una silla de playa, tendrás que llevártela tú, ya que aquí no hay ningún tipo de alquiler.

Y si hablamos de la orilla, también hay que hacerlo de las aguas que la bañan. Unas aguas absolutamente transparentes y que definen por sí solas el color azul turquesa. No es raro, pues, que sean muchos los barcos de recreo que echan su ancla a escasa distancia de la isla para que sus ocupantes se zambullan en el mar.

El atardecer en Sa Calobra

Si se tiene la oportunidad os recomendamos disfrutar en cala Sa Calobra de un bello atardecer, uno de los más bonitos de la isla. Cuando se contempla, se comprende porque muchos artistas han acudido hasta aquí en búsqueda de inspiración.

Por cierto, ese atardecer todavía es más espectacular cuando se celebra cada mes de julio el concierto al aire libre de cala Sa Calobra. Si estás por esas fechas en Mallorca intenta disfrutar de este evento tan especial. Sin duda, te podrás llevar un recuerdo inolvidable de tus vacaciones en las islas Baleares.

Alguna información práctica más

Y para acabar os daremos alguna información de carácter práctico para vuestra visita a cala Sa Calobra. En primer lugar, que estas playas carecen de socorristas. Y las instalaciones de duchas y baños son de lo más simples. Y aunque si se madruga tal vez se encuentre algún sitio gratuito para aparcar, lo más normal es recurrir al parking de pago cercano a la playa.

Ya sabes todo lo que necesitas sobre cala Sa Calobra. Ahora ya solo te queda disfrutar de semejante lugar.

Compartir

Comentarios