La magia de la isla de Cerdeña

Inspiraciones

Cerdeña, con sus 24.000 kilómetros cuadrados, es la segunda isla más grande de todo el mar Mediterráneo. De este modo, la isla italiana es literalmente un gran destino de vacaciones, ya que a lo largo y ancho de su amplia extensión hay muchos reclamos turísticos. Tanto es así que es tradicionalmente uno de los destinos más deseados del sur de Europa. Descubramos el porqué.

La variedad del paisaje de Cerdeña

Costa Paradiso en Cerdeña

Costa Paradiso – Martin M303

Cerdeña es famosa por sus amplísimas playas bañadas por las aguas cristalinas del Mare Nostrum, pero hay mucho más que disfrutar durante unas vacaciones. De hecho, el complemento ideal a las jornadas  playeras es realizar algún recorrido senderista por las zonas sardas más montañosas o por los acantilados. Y para rematar todo ello, hay que gozar de la gastronomía marinera local, lo mismo en pequeños pueblos que en las ciudades más grandes como Cagliari o Alghero.

Las famosas playas sardas

Las grandes playas de arena, otras más pequeñas, e incluso diminutas calas, abundan por todo el litoral isleño. No obstante, os recomendamos algunos enclaves carismáticos como pueden ser el entorno de la población turística de Villasimius o el área del golfo de Orisei. Disfrutar aquí de la tumbona es una obligación, si bien los muchos hoteles de estas áreas también ofrecen un gran abanico de actividades acuáticas, que van desde el kayak al snorkel.

La Pelosa en Cerdeña

La Pelosa – Gabriele Maltinti

Y si hablamos de playas, también hay que mencionar una de las más famosas, ubicada al norte. Nos referimos a La Pelosa, muy cerca del pueblo de pescadores de Stinto, sin duda alguna de las estampas más vistosas de Cerdeña, y también de las más sabrosas, por los ricos platos de pescado que se pueden comer aquí.

Montañas y senderos en Cerdeña

Ya hemos dicho que esta isla permite disfrutar de unas vacaciones de lo más variadas. Es decir, antes o después de un baño en una cala se tiene la ocasión de practicar el senderismo para llegar hasta allí, o incluso la escalada en algunos acantilados equipados para la práctica de este deporte.

Ulassai en Cerdeña

Ulassai – Elisa Locci

No obstante, quien desee hacer rutas de más entidad por el interior de la isla puede acercarse a los caminos del Parque de Oasia Biderosa, donde hay distintos itinerarios. Tal vez el más famoso sea el del mirador de Urcatu, que según muchos ofrece las mejores vistas de la isla.

Y no acaban aquí las opciones, también se pueden recorrer andando o en bici las las montañas de Gennargentu o el área de Barbagia, donde se descubren poblaciones tan sorprendentes como el grafitero pueblo de Orgosolo

La joya de Cerdeña

Siempre que se habla de Cerdeña como destino para unas vacaciones se mencionan sus playas de aguas calmadas y totalmente transparentes. Pues bien, si hay un lugar donde es posible apreciar mejor que en ningún otro la claridad de ese mar, ese sitio es la Grotta de Bue Marino. Una cavidad marina que es el auténtico emblema de la magia sarda.

Grotta del Bue Marino en Cerdeña

Grotta del Bue Marino – Elisa Locci

Su nombre evoca que este fue el hogar del último buey marino o foca monje que vivió en Cerdeña. Hoy lamentablemente ya no hay, pero lo que abundan son las actividades de submarinismo que invitan a sumergirse en la Grotta Bue Marino y disfrutar de un espectáculo natural único. Todo un audiovisual de luz y de color protagonizado por los rayos solares que se sumergen en el mar. Sin duda, una de las imágenes inolvidables de un viaje a Cerdeña.

Fotografía de portada: Simon Dannhauer / Shutterstock.com

Compartir

Comentarios