Málaga, un destino imperdible

Destinos

Málaga, la capital de la Costa del Sol, es una de las ciudades más bellas, divertidas y acogedoras de toda España. Un destino que nunca falla porque allí se puede gozar de su estupendo clima, descubrir un patrimonio artístico de grandísima calidad, darse algún que otro baño en su playas, y saborear la rica gastronomía local. En definitiva, como decimos en el título, Málaga es un destino imperdible.

Una escapada a Málaga

Desde hace décadas es una ciudad visitada durante todo el año. Por este motivo cuenta con una amplísima oferta de alojamiento, para todos los gustos y todos los bolsillos. Es difícil no encontrar un hotel en Málaga que no se acomode a vuestro modo de viajar. Comprobadlo echándole un ojo al catálogo de hoteles en Málaga que os ofrece welcomebeds.com y haced vuestra reserva. Ese es el primer paso para acabar prendado del embrujo malacitano.

Paseando por Málaga

Los encantos malagueños están en su mayor parte en el centro de la ciudad. Ojo, porque Málaga posee un núcleo bastante grande, por lo que se hará necesario caminar. Así que llevar un buen calzado merece la pena. De todas formas tampoco hay que asustarse, ya que esas caminatas siempre estarán sazonadas con descansos en los bares y terrazas donde refrescarse con las típicas tapas malagueñas.

En definitiva, que son varios los itinerarios turísticos que se pueden hacer por las históricas calles malagueñas, yendo desde la orilla del mar y el puerto, hasta los puntos más elevados que son el Castillo de Gibralfaro y la Alcazaba, dos vestigios monumentales del pasado musulmán de esta zona de Andalucía.

Y entre el punto más bajo y el más alto hay un sinfín de lugares que visitar. Por ejemplo, caminar por las arterias más vitales de la ciudad, los paseos del Parque y los exóticos jardines de la Farola junto al Mediterráneo, o la Calle Larios, en el área comercial de la urbe. Y yendo de un punto a otro van surgiendo los grandes monumentos como la iglesia de la Victoria, la Catedral de la Encarnación, la propia plaza de Toros de la Malagueta, el teatro romano con su museo anexo o la espectacular Fuente de las Tres Gracias en la Plaza General Torrijos.

El malagueño más ilustre

Mención aparte tiene el paseo por una zona del casco histórico muy especial. Es el entorno de la plaza de la Merced. El lugar donde nació el pintor Pablo Ruiz Picasso, que ha hecho que el nombre de Málaga sea conocido en el mundo entero. Así que es lógico que una de las grandes atracciones de su ciudad natal sea la visita al Museo Picasso.

Otros museos malacitanos

Lo cierto es que en los últimos años la oferta cultural de Málaga ha experimentado un crecimiento espectacular, convirtiéndose en una de las ciudades más interesantes del país para disfrutar de museos y de excepcionales exposiciones temporales. Y a la cabeza de ello están el propio Museo Picasso, pero también la sede del Museo Georges Pompidou o el Museo Carmen Thyssen, centrado en la colección personal de la famosa baronesa.

Espetos y mucha más gastronomía

Sin duda, tanta cultura alimenta el espíritu, y tanto paseo hace que aparezca el hambre. Algo que aquí no es un problema, ya que es la excusa perfecta para entrar a bares, tabernas, restaurantes y chiringuitos a conocer sabores típicos de la tierra. De la tierra o el mar, pues en Málaga la presencia de los productos pesqueros es muy importante, comenzando por sus famosos espetos de sardinas asados a la brasa.

Pero hay más, como sus estupendos mariscos, las clásicas raciones de fritos o productos tan sabrosos como el jamón, el queso y diferentes embutidos. Y si hace frío, cosa extraña, siempre puede tomarse un buen potaje con legumbres y aderezos de carne.

La Costa del Sol y sus playas

Como decimos, será muy raro que haga frío. En esta zona del litoral mediterráneo, el sol es casi una garantía, ya que se superan ampliamente los 300 días soleados al año. Así que siempre se puede ir a la playa a bañarse, tomar el sol o caminar. Sin salir de Málaga, se puede acudir a la Malagueta, a un paso del centro. O si se prefiere es posible desplazarse a lugares de la Costa del Sol cuyo nombre seguro que os suena: Fuengirola, Torremolinos, Benalmádena y por supuesto, Marbella.

Compartir

Comentarios