Nos vamos a Andorra

Inspiraciones

Nos vamos a Andorra, al País de los Pirineos como reza su eslogan turístico. Y es que el turismo es una de las principales fuentes de riqueza del Principado andorrano. Por ello, aquí abundan las infraestructuras de ocio para sus visitantes y también los hoteles de todas las categorías y precios.

Compruébalo tú mismo buscando tu hotel en Andorra entre los muchos que oferta welcomebeds.com. Lo cierto es que motivos para visitar este diminuto país no faltan. Aquí van unos cuantos.

Ir de compras

No hace falta que el motivo principal para viajar a Andorra sea ir de compras, pero si se pasan aquí unos días de vacaciones siempre se puede reservar alguna tarde para hacer shopping.

Ofertas y oportunidades para gastar vuestro dinero no os van a faltar. ¿Por qué? Porque en Andorra hay un peculiar régimen fiscal que hace que haya unos precios más que apetecibles sobre todo en ciertos productos como el alcohol o el tabaco.

Esos precios también pueden ser interesante en productos de tecnología, relojes, joyería o material deportivo. Te preguntarás, ¿dónde comprar? Pues el lugar por antonomasia de las compras es el centro de Andorra la Vella. No obstante, si te alojas más al norte del país, también te puedes acercar hasta la población de Pas de la Casa, a un paso de la frontera con Francia.

A esquiar

shutterstock_563576749
La temporada alta del turismo en Andorra es el invierno. Siendo el País de los Pirineos es lógico que exploten al máximo sus montañas con variadas propuestas turísticas y sobre todo con unas modernas pistas de esquí.

Son varias las estaciones de esquí de Andorra, pero lo más atractivo es que muchas de ellas están unidas entre sí mediante alucinantes telesillas. Por ejemplo, Granvalira es un amplísimo dominio esquiable que incluye las pistas de Soldeu-El Tarter, Grau Roig, Canillo o Encamp. E igualmente ocurre con las estaciones de Vallnord, donde se agrupan pistas en La Massana u Ordino.

Deportes en la naturaleza

Está claro que la nieve invernal lo inunda todo, pero con la llegada del buen tiempo también se pueden practicar otros muchos deportes en la naturaleza. Es posible hacer escalada en las vías ferratas de Canillo, alpinismo hasta la cima más alta del país, Comapedrosa que no alcanza los 3.000 metros de altura, o se puede hacer senderismo por infinidad de caminos por la montaña.

Otra posibilidad es hacer uso de los mismo telesillas de las estaciones de esquí, pero en este caso para subir con bicis de descenso y practicar vertiginosas bajadas monte a través que solo son aptas para ciclistas experimentados en esta disciplina.

Un balneario de montaña

shutterstock_455299015

Quien busque actividades mucho más relajadas también puede optar por ir a darse un baño en las aguas minerales del centro balneario de Caldea, en la población de Les Escaldes.

Allí nos esperan diferentes piscinas termales, así como un amplísimo programa de terapias. Todo ello inmerso dentro de un edificio de lo más futurista que es todo un emblema de la arquitectura andorrana.

El patrimonio de Andorra

Y de la arquitectura más actual a lo más antiguo. Se puede aprovechar para visitar viejas ermitas e iglesias románicas repartidas por todo el Principado. Por ejemplo, la iglesia de San Clemente de Pal o las ermitas de Santa Coloma y la de San Joan de Caselles.

Por cierto este último templo está en Canillo, donde también se encuentra el Santuario de Meritxell, sede de la patrona de Andorra. Este santuario es una obra mucho más moderna, obra de Ricardo Boffill, es sinónimo de como Andorra se va adaptando a los nuevos tiempos.

Compartir

Comentarios