Pantanos de Ardales, un plan alternativo a la playa

Inspiraciones

Los Pantanos de Ardales son un conjunto paisajístico en el interior de la provincia de Málaga al que difícilmente se le encuentra parangón. Por todos es conocido que en el litoral malagueño se extiende la Costa del Sol, que tiene algunas de las mejores playas del Mediterráneo. Pues bien, parece mentira, pero los Pantanos de Ardales, alejados del mar, pueden ser una estupenda alternativa a esas playas.

Unas vacaciones en Málaga

Si se pasan unas vacaciones en Málaga, lo ideal es elegir un único lugar como base de operaciones para desde allí descubrir los muchos atractivos de la provincia. Es decir, que desde welcomebeds.com, como expertos en hoteles, te recomendamos contratar un hotel en la Costa del Sol o en la propia capital.
La razón es que en esos sitios turísticos hay una oferta enorme de alojamiento. Y por otra parte, dadas las distancias asumibles, desde el lugar podrás organizar excursiones tanto por la costa, como al interior de Málaga. O sea que tendrás la oportunidad de visitar sitios tan famosos como Ronda o tan sorprendentes como el área de los Pantanos de Ardales.

Qué son los Pantanos de Ardales

En realidad, la denominación de Pantanos de Ardales tiene un carácter popular. Lo cierto es que este conjunto engloba tres embalses de tamaño considerable llamados del Conde de Guadalhorce, de Guadalteba y de Guadalohorce. A lo anterior hay que sumar otro pantano más pequeño, que es el de El Chorro.

Por cierto, en este último se encuentra la entrada sur al vertiginoso Caminito del Rey. Una de las atracciones turísticas y deportivas que mayor éxito ha tenido en los últimos tiempos en Málaga.

En definitiva, que en la zona de los Pantanos de Ardales se pueden sumar muchos kilómetros de costa fluvial, y algunos de ellos están habilitados para el baño. Pero hay mucho más. Hay un recorrido tan espectacular como el Caminito del Rey, además de otras rutas botánicas o geológicas. Sin olvidar la posibilidad de practicar escalada, kayak o disfrutar de la pesca.

Los embalses Guadalhorce-Guadalteba

Los tres embalses de este dominio acuático se conocen como Pantanos de Ardales, porque todos ellos tienen parte en el término municipal de Ardales. Si bien es cierto que de forma íntegra solo ocurre con el de Conde de Guadalhorce, mientras que los otros dos están compartidos con los municipios de Antequera, Campillos y Teba.

Cuando visitemos las zonas de baño no solo podremos disfrutar de un refrescante chapuzón que nos alivie de los calores veraniegos en Málaga, sino que también gozaremos de un espacio histórico, ya que el primero de estos embalses se comenzó a construir en 1914 y fue inaugurado por Alfonso XIII en 1921. El mismo rey que le concedió el título de Conde de Guadalhorce al ingeniero que dirigió su construcción.

Por entonces solo se concibió como una infraestructura hidráulica, pero cuando visites los Pantanos de Ardales, verás que son mucho más. Se trata de un amplio espacio de esparcimiento, para el relax o la práctica de deportes en la naturaleza. Aquí puedes hacer rutas a caballo, en bici de montaña, ir a remo por el pantano o atreverte a realizar vuelos en parapente.

El Caminito de Rey

Al hablar del disfrute turístico de los Pantanos de Ardales sin duda alguna tiene un protagonismo especial el Caminito de Rey. Un recorrido espectacular que transcurre por un cañón natural excavado por el río Guadalhorce, y que se conoce como Desfiladero de los Gaitanes.

Es cierto que este recorrido se reabrió a los viajeros en 2015, pero es mucho más antiguo. De hecho, se creó a comienzos del siglo XX para llevar el material a las centrales eléctricas de los Pantanos de Ardales. Y el mismo día que el rey inauguró el Embalse del Conde de Guadalhorce, también hizo lo propio con este recorrido.

¿Qué nos espera allí? Muy fácil, varios kilómetros de camino sobrevolando, literalmente, el Desfiladero de los Gaitanes. Hay tramos muy, muy estrechos, y por su altura no es apto para personas que sufran de vértigo. Los que si se atrevan basta con que se armen de valor, paguen una entrada y lleven comida y agua, ya que la ruta se prolonga durante casi 8 kilómetros, y se invierten hasta 4 horas.

Si os gusta la naturaleza y vais de vacaciones a Málaga, disfrutad de su costa, su patrimonio y su gastronomía. Eso sí, reservaros al menos un día para descubrir el interior de la provincia y visitar los Pantanos de Ardales y recorrer el Caminito del Rey.

Compartir

Comentarios