Planes para visitar Santander

Inspiraciones

Aquí va una magnífica idea para vuestra próxima escapada por España. En cualquier estación del año, es una buena idea viajar a Santander. Una ciudad elegante que lo tiene todo para ser un destino perfecto en plan romántico o para un viaje en familia. Y cuando decimos todo, por supuesto que también incluimos los estupendos alojamientos santanderinos. Busca los mejores hoteles en Santander mediante welcomebeds.com y prepárate para descubrir una ciudad que te ofrece planes como los que te comentamos a continuación.

Visitar la península de la Magdalena

Sin salir de la ciudad hay un accidente geográfico que se ha convertido en uno de los lugares de visita obligada: la península de la Magdalena que acoge el famoso palacio del mismo nombre. Un palacio que antaño fue lugar de vacaciones de la monarquía española, pero que hoy es la sede la Universidad de Verano Menéndez Pelayo.

Pero además de impartirse allí cursos, también lo podrás visitar viendo sus estancias más destacadas. Y además podrás pasear por su entorno boscoso rodeado por las aguas del Cantábrico. Por cierto, si viajas en familia a Santander, aquí también tus hijos podrán ver un minizoo donde viven focas o pingüinos.

Crucero por la bahía de Santander

shutterstock_Untitled design-7

La capital cántabra vive mirando al mar. Pero durante tu viaje a Santander también es muy interesante que tú la contemples desde el Cantábrico. Para ello, si el tiempo acompaña, hay breves cruceros por su bahía. Unas singladuras que suelen unir las vecinas poblaciones de Somo y Pedreña, y que ofrecen unas magníficas vistas del citado Palacio de la Magdalena, así como del resto de atractivos de la ciudad como su frente marítimo del Paseo de Pereda o las distintas playas de Santander, con la del Sardinero como la más emblemática.

El Sardinero y otras playas de Santander

El Sardinero es la zona más elegante de la urbe cántabra. El sitio donde la burguesía y aristocracia de comienzos de siglo comenzó a veranear. De ahí las grandes casonas que se conserva, y los bellos edificios históricos que todavía abren sus puertas al públicos como el Hotel Real o el Gran Casino.

Que los potentados eligieran esta zona, se debe a sus estupendas playas que proporcionan lugares de baño y también de paseo, para ir por ejemplo hasta el Faro Cabo Mayor o recorrer el parque Mataleñas. Pero hay más playas atractivas en Santander, como por ejemplo la de La Maruca, donde encontraremos un bonito centro de interpretación que nos habla de la naturaleza del litoral cántabro.

Paseo por el centro de Santander

shutterstock_Untitled design-6

Durante el crucero por la bahía de Santander también destaca el paseo que se ve al otro lado de la península de la Magdalena. Es el Paseo de Pereda, verdadera arteria del centro histórico. Por ella hay que pasear, sentarse en sus bancos, admirar las diferentes esculturas como la de los Raqueros a orillas del mar. Y también a orillas del mar están la vieja grúa del puerto y el moderno Centro Botín.

Y desde el Paseo de Pereda hay que adentrarse por el entramado de calles donde nos esperan sus lugares más carismáticos. Uno de ellos es la Plaza Porticada y otro sin duda es la Catedral, un edificio que reúne por sí sola la historia de Santander desde la Edad Media. Y otros lugares que hay que visitar son tanto la Biblioteca Ménendez Pelayo como el MAS, o sea, el Museo de Arte de Santander.

Santander desde lo alto

Hemos visto la ciudad desde el mar y hemos recorrido su corazón histórico. Pues para acabar os proponemos que la veáis desde la altura. No hace volar para eso. Tan solo hay que tomar el funicular del Río de la Pila. Una infraestructura gratuita en la ciudad. Un transporte que salve un gran desnivel en escasa distancia y que en su parte más alta, la cuarta parada, os mostrará Santander y su bahía desde un mirador privilegiado.

Compartir

Comentarios