Qué ver y qué hacer en Málaga

Destinos

Pocas ciudades de España pueden presumir de recibir tantos visitantes como Málaga. Unas visitas que tienen su punto álgido en verano, pero que continúan durante los doce meses del año gracias al estupendo clima de esta ciudad a orillas del Mediterráneo y a los múltiples atractivos de la urbe. También a los de sus alrededores. Y es que nos encontramos en la Costa del Sol.

Málaga foco turístico de primer orden

Málaga es una de las capitales andaluzas más atractivas para hacer turismo. Entre otras cosas por sus estupendas comunicaciones por tierra, mar y aire. Además de por su amplísima oferta de alojamiento, en la que se encuentran hoteles para todos los gustos y presupuestos. Una variedad que está presente entre el nutrido catálogo de hoteles en Málaga que ofrece welcomebeds.com.

Los encantos monumentales de Málaga

En el mismo corazón de Málaga podemos dar un paseo por diferentes monumentos que guardan siglos de historia. Por ejemplo, se puede visitar su Teatro Romano en el propio casco histórico, pero también dos fortalezas que nos recuerdan el pasado musulmán de la ciudad. Se trata de la Alcazaba y el Castillo de Gibralfaro, ambos elevados sobre las casas malacitanas desde la Edad Media.

Igualmente podemos conocer la Catedral de la Encarnación, una construcción renacentista única y especial, así como el momento de crecimiento de la ciudad durante el siglo XIX, que se plasma en lugares como el elegante Paseo de la Farola o la emblemática Plaza de Toros de la Malagueta, situada junto a la concurrida playa urbana del mismo nombre.

Siguiendo a Picasso

Precisamente a finales del siglo XIX nació en Málaga uno de los creadores más universales que ha dado el arte español: Pablo Ruiz Picasso. Allí pasó sus primeros años de vida, sobre todo en el entorno de la Plaza de la Merced y hoy se puede hacer una ruta siguiendo sus pasos. Una ruta que evidentemente acaba en el gran homenaje malacitano a su hijo más conocido: el Museo Picasso.

Más museos en Málaga

Está claro que el Museo Picasso, por el hecho de encontrarse en el lugar de nacimiento del pintor, atrae a muchos visitantes, pero todo aquel que se acerque a Málaga y sea un amante del arte, y más aún del arte contemporáneo, está de enhorabuena.

La razón es que en los últimos años han aparecido dos museos que hacen de Málaga una auténtica avanzadilla cultural a nivel nacional, e incluso europeo. Estamos hablando por un lado de la sede hispana del Centro Pompidou, ubicado en las proximidades del puerto. El otro es el Museo Carmen Thyssen, que expone lo mejor de la colección artística de la baronesa.

Irse a la playa

Ya hemos comentado la existencia de la playa de la Malagueta, que está tremendamente próxima al casco histórico malagueño. Si el tiempo acompaña, algo nada raro en Málaga, es prácticamente obligatorio darse un paseo por allí, e incluso tumbarse en la arena o zambullirse en el mar. Y tras eso aprovechar la existencia de numerosos bares y restaurantes en sus cercanías. Allí atreveros con sus tapas, y si tiene unas brasas seguro que podréis comer los sabrosos espetos de sardinas.

Por los alrededores

No obstante, habrá quién quiera aprovechar el viaje a Málaga para conocer algunas de las playas más cercanas de la famosa Costa del Sol. Lo cierto es que la lista de lugares dentro de esta zona del litoral andaluz es amplísima.

En unos cuantos kilómetros, siempre unidos por buenas carreteras que nos llevan hacia el sur, hay sitios como Torremolinos, Benalmádena, Fuengirola, Marbella o Estepona. Mientras que si tomamos la carretera dirección a Granada nos encontraremos con la hermosa población de Nerja. Otro de esos sitios por los que merece la pena viajar a Málaga y su provincia.

Compartir

Comentarios