Santillana del Mar, el pueblo de las tres mentiras

Destinos

Las tres mentiras de Santillana del Mar son: no es santa, tampoco es llana y ni siquiera tiene mar. No obstante, se trata de una de las poblaciones más bellas, no solo de la comunidad de Cantabria, sino también de toda España; y cuenta con atractivos muy variados como veremos a continuación.

Buscando hotel en Santillana del Mar

Lo cierto es que Santillana del Mar es un destino para turistas y viajeros desde hace mucho tiempo. Por ello hay una enorme tradición hotelera en la localidad. Abundan los diferentes tipos de alojamiento en el municipio cántabro, pero obviamente si estás buscando los mejores los encontrarás en welcomebeds.com.

Viajar en el tiempo

La primera sensación que provoca Santillana del Mar es la de que hemos hecho un viaje en el tiempo. Nos hemos desplazado a una villa medieval perfectamente conservada. Aquí se han preocupado de mantener sus iglesias, casas antiguas y palacetes, y de embellecerlos.

La gran mayoría de los inmuebles históricos continúan en uso, y en muchos casos como tiendas, como restaurantes y como hoteles. Pero que no os engañe la primera apariencia, porque bajo esas fachadas con siglos a sus espaldas, suele haber unos interiores propios de nuestro tiempo, adaptados a las necesidades el viajero actual.

El corazón de Santillana del Mar: la Colegiata

El edificio que de alguna manera dio origen a lo que es la actual Santillana del Mar fue su espectacular Colegiata de Santa Juliana. De hecho, incluso antes de que se construyera el templo románico que vemos hoy en día, ya hubo aquí un monasterio anterior.

Y es que podemos decir que la Colegiata de Santillana del Mar ha estado en una permanente evolución durante siglos. No solo por su arquitectura, sino, sobre todo, por el arte que guarda en su interior. El paseo por aquí es obligado, ya que nos propone un auténtico recorrido por la historia artística de Cantabria desde el Románico hasta el Barroco, pasando por las joyas góticas, renacentistas o platerescas.

El arte en las calles de Santillana

En realidad todo ese repertorio de arte del pasado se manifiesta en casi cualquier rincón de Santillana del Mar. La sobria piedra de alguno de sus edificios muchas veces hace pensar que todo aquí es medieval. Pero no es así. Hay edificios románicos, pero también palacios blasonados del Barroco. No obstante, la armonía entre todas las construcciones es tal que lo que realmente llama la atención es el conjunto.

Los lugares más atractivos de Santillana

No queremos proponer ninguna ruta fija por esta villa monumental. Lo mejor es dejarse guiar por nuestro instinto y que las sorpresas vayan surgiendo durante el paseo. Así podemos llegar hasta su Plaza Mayor, un lugar que es imposible no ver, porque casi todas las vías de la población nos conducirán hasta aquí.

Pero entre tanto nos esperan sitios como la Casa de Leonor de la Vega donde estuvo el primer Marqués de Santillana. Y también vamos a ver muchas torres de aspecto militar como las de Merino o la de Don Borja.

Otra plaza de visita obligada es la de las Arenas. Allí se levanta una de las joyas renacentistas de Santillana del Mar: el Palacio de Velarde. Su arquitectura es de lo más elegante y de alguna forma sirvió de inspiración a otras construcciones muy posteriores. Hablamos de las que hicieron levantar los indianos que regresaron enriquecidos del Nuevo Continente. Como resultado existen casonas como las de los Villa, los Bustamante o los Hombrones.

Un tesoro a las afueras: la Cueva de Altamira

Sin embargo, mucho, muchísimo antes de que existiera todo eso, el hombre ya habitaba en esta zona de Cantabria. Pero no en casas, sino en cuevas. Y más concretamente en la Cueva de Altamira. El lugar que guarda las pinturas rupestres del Paleolítico más bellas de todo el planeta. Un sitio de visita obligada, aunque sea para ver el Museo y la Neocueva. Y es que es mejor evitar acceder a la cueva original, lo que va a permitir que las futuras generaciones sigan teniendo este tesoro de incalculable valor a las afueras de Santillana del Mar.

Compartir

Comentarios