Un fin de semana en Sitges

Destinos

La tradición turística de Sitges viene de muy lejos y por eso acoger bien a los visitantes es una norma en esta ciudad costera al sur de Barcelona. Si quieres ser tú uno de esos visitantes, lo primero que todo el mundo es bienvenido a Sitges. Además posee un amplísimo catálogo de alojamientos. Prueba a buscar un hotel en Sitges con welcomebeds.com y lo comprobarás. Allí te espera un destino fantástico.

Una escapada a Sitges

shutterstock_156486626

nito

Motivos para hacer una visita a Sitges una y otra vez no faltan. El buen tiempo y sus playas harán las delicias del visitante. Aquellos que busquen diversión diurna y, sobre todo, nocturna acabarán sus vacaciones agotados. Para los que desean degustar la gastronomía de calidad, la oferta de restaurantes adecuados para cualquier bolsillo conseguirá que saboreen platos innovadores y tradicionales.

Pero no acaban aquí los atractivos de Sitges. Un paseo por sus calles muestra un rico patrimonio siempre enmarcado por la atmósfera del Mediterráneo. Lo mejor para conocer todos los atractivos de la localidad es acudir en primer lugar a la Oficina de Turismo. Ahí os informarán sobre los paseos que podemos dar por unas calles cargadas de historia y de arte.

Itinerario monumental por Sitges

El recorrido más típico es el que va de la playa de la Fragata a la playa de San Sebastián. Se sube el tramo de escaleras que desde la plaza del Baluarte conduce a la iglesia de San Bartolomé y Santa Tecla, allí ante la plaza Miguel Utrillo la panorámica de las aguas del Mediterráneo envuelve todo el ambiente y contrasta con la blancura encalada y los adornos de forja negra de las casonas que encontraremos en el recorrido.

Katerina Knyazeva

Katerina Knyazeva

Girando por la esquina de la iglesia se llega al Racó de la Calma, y junto a él está la irónica Quinta Avenida, un callejón estrecho y oscuro que ya les gustaría tener en Nueva York.

Tras él nos topamos con el Palacio de Maricel, dividido en dos edificios distintos, el Maricel de Mar y el Maricel de Tierra, unidos entre sí por un paso volado. Y a escasos metros abre sus puertas el Museo Cau Ferrat. Este museo recuerda los años durante los que el pintor modernista Santiago Rusiñol vivió en Sitges.

Museo Cau Ferrat

Cuando Rusiñol se afincó en Sitges, a finales del XIX, adquirió dos casas de pescadores, y ahí se dedicó a crear sus obras y acumular las de artistas coetáneos, a los que reunía en su casa. Si bien no sólo coleccionó cuadros y esculturas, las ansías de belleza, le llevaron a adquirir cientos de cerámicas y forjas, además de obras pictóricas del pasado.

Todo eso se muestra hoy en el Museu Cau Ferrat, una especie de santuario-homenaje al artista y sus amigos. Aquí se respira la atmósfera en la que vivió el pintor, nos lo podemos imaginar pintando en soledad, mientras que de vez en cuando levanta la vista del lienzo y contempla admirado alguno de los cuadros del Greco que había logrado comprar.

De hecho, la presencia de Santiago Rusiñol, uno de los máximos exponentes de la pintura catalana y española de principios de siglo XX, todavía se puede captar hoy. Sitges se ha convertido en una meca para los artistas contemporáneos. El número de galerías de arte que encontraremos por sus calles es abrumador.

Compras y diversión en Sitges

karamysh

karamysh

Durante unos días de vacaciones en Sitges no solo se puede comprar arte. Hay una gran oferta en este sentido en la ciudad: artesanía, recuerdos, ropa de moda, los típicos souvenirs, etc.

En definitiva, unas vacaciones en Sitges pueden ser de todo, menos rutinarias, porque la población posee una oferta de entretenimiento y ocio de enorme calibre, a lo que hay que sumar que todo el mundo es bienvenido en Sitges, sea cual sea su origen, sus costumbres y sus gustos.

No en vano, uno de los motivos por los que es mundialmente es por ser un punto de encuentro para el colectivo gay. Y una de las razones por las que acuden aquí es porque no tienen que ocultarse y la convivencia con la población local y los turistas heterosexuales es absoluta. Entre todos se da un ejemplo de tolerancia digno de conocerse.

Imagen de portada cortesía de Sergio TB

Compartir

Comentarios