Un fin de semana inolvidable en Málaga

Destinos

Málaga es la capital de la Costa del Sol, una de las áreas más visitadas de España durante todo el año, y por supuesto un lugar donde abundan los alojamientos hoteleros para todos los gustos y todos los bolsillos. Así que si estás pensando en hacer una escapada a la Costa del Sol, una buena idea es reservar un hotel en Málaga, y desde luego que en welcomebeds.com encontrarás el que más se ajuste a tu presupuesto y modo de viajar.

La ciudad y sus alrededores son merecedores de una estancia más larga, pero aquí os vamos a proponer un viaje de dos días. Es decir, pasar un fin de semana inolvidable en Málaga.

Sábado por la mañana en Málaga

Para comenzar el finde en Málaga os proponemos tomar contacto con la ciudad desde las alturas. Es decir, os invitamos a ascender hasta una de sus dos fortalezas. Una de ellas es el Castillo de Gibralfaro y la otra la Alcazaba. Ambas son construcciones de orígenes árabes y ambas ofrecen unas vistas excepcionales sobre el entorno.

Castillo de Gibralfaro- Alex Tihonovs

Castillo de Gibralfaro- Alex Tihonovs

Desde ellas se ve todo el casco antiguo de Málaga, pero también la zona del puerto e incluso gran parte de la costa. Por ello darse un paseo hasta el monumental Castillo de Gibralfaro o la palaciega Alcazaba, o a los dos ¿por qué no?, es ideal para descubrir dos lugares históricos, tomar contacto con la urbe andaluza y decidir hacia donde encaminar nuestros pasos.

Sábado por la tarde en Málaga

La caminata seguro que os abre el apetito por ello os proponemos descender rumbo al puerto, para lo cual se pueden atravesar lugares como el Paso de la Farola y el entorno de la Plaza de Toros de la Malagueta. Por todos esos sitios veréis bares, tabernas y restaurantes donde tomar algo, tanto en forma de tapas y raciones como de platos. Una recomendación, si veis un lugar que ofrezca espetos a la brasa, no lo dudéis: a por ellos.

Los espetos son sardinas asadas de un modo especial en la hoguera. Se trata de una comida típica de playa, y es que si el tiempo acompaña (algo habitual en Málaga) os recomendamos acercaros a la Playa de la Malagueta, en el mismo centro de la ciudad. Allí podréis pasear, sentaros al sol y hasta daros un chapuzón para refrescaros.

Espeto- MrSegui

Espeto- MrSegui

Después de ese buen rato en la playa, habrá que retornar al hotel. Ya hemos dicho que los alojamientos en Málaga, así que elegir bien la zona donde os hospedéis para tener cerca buenos restaurantes. Y sin duda, el centro o la misma área de La Malagueta os los proporcionarán.

Domingo por la mañana en Málaga

Vamos a dedicar la mañana dominical al turismo cultural en Málaga y para ellos os proponemos elegir entre tres museos. Uno de ellos sería el Museo Carmen Thyssen de Málaga, ubicado en el corazón histórico de la ciudad. Mientras que otra posibilidad sería acercarnos a visitar cualquier de las interesantes exposiciones que se programan en el Centro Pompidou, para lo que habría que volver a la zona del puerto.

Calle Larios- Jasmina976

Calle Larios- Jasmina976

No obstante, durante una escapada a Málaga hay que descubrir el legado de su hijo más ilustre: Pablo Picasso. Aquí pasó su niñez, en el entorno de la animada Plaza de la Merced y precisamente muy cerca de aquí, está el Museo Picasso. El gran homenaje de su ciudad al genio andaluz y una visita de lo más interesante si eres un amante del arte contemporáneo.

Domingo por la tarde en Málaga

Tras entrar a cualquier de esos museos os proponemos buscar por el centro algún restaurante para probar alguno de los platos típicos, como puede ser la sopa fría llamada ajoblanco, las exquisitas almejas a la Malagueña o las habituales y finas frituras con mariscos y pescados.

Y claro para beber, es imprescindible catar el frescor de cualquiera de los vinos blancos andaluces. Uno de los restaurantes más famosos es el Pimpi, que se caracteriza por su ambiente andaluz y la visita de cientos de famosos que han dejado sus autógrafos en los barriles característicos de la decoración.

Catedral Málaga- Vladimir Sazonov

Catedral Málaga- Vladimir Sazonov

Para bajar un poco el festín, luego deberíamos dar un paseo por el centro contemplando lugares como la Catedral de la Encarnación y su arquitectura renacentista, o los restos del Teatro Romano que nos evocan de los mismos orígenes de la ciudad.

Por no hablar de darse un paseo por el cercano Palmeral de las Sorpresas, entre el mar y el núcleo antiguo. Un punto ideal para irse despidiendo de este fin de semana intenso e inolvidable en Málaga.

Imagen de portada cortesía de Kiko Jimenez

Compartir

Comentarios