Un viaje a Santa Cruz de Tenerife

Inspiraciones

Santa Cruz de Tenerife es la capital de la isla y se trata de una de las ciudades más importantes de todo el archipiélago de las Canarias. Es una urbe fascinante que no solo merece una excursión durante unas vacaciones en Tenerife, también puede ser un buen lugar para alojarse y usar la ciudad como base de operaciones desde la que disfrutar de la isla.

Para convencerte mira en welcomebeds.com los hoteles en Santa Cruz de Tenerife y elige el que más se acomode a tus gustos y presupuesto.

Las playas de Santa Cruz de Tenerife

Uno de los motivos más habituales para viajar a Tenerife es gozar de su privilegiado clima templado durante gran parte del año y de paso darse algún que otro baño en las playas tinerfeñas.

Pues bien, en Santa Cruz de Tenerife se dan estas dos condiciones, ya que posee un temperatura media anual de 21 grados y también hay playas en la propia ciudad.

De esas playas, seguramente la más famosa sea Las Teresitas, ubicada en el viejo barrio de pescadores de San Andrés, y en la actualidad muy hermosa gracias a las palmeras que la adornan.

Pero hay otras un poco más alejadas y menos populosas como las playas de Taganana o de Benijos. Y quien lo prefiera puede ir a la zona nueva de Santa Cruz donde se encuentra el Parque Marítimo César Manrique.

Parque García Sanabria

shutterstock_121767994

Ya que hemos nombrado a César Manrique, el artista canario más célebre, os vamos a hablar de un lugar donde ver mucho arte. Y no se trata de un museo, sino de un parque.

El Parque García Sanabria, auténtico emblema de la ciudad. Allí hay un jardín con especies tropicales entre las que se descubren esculturas de grandes artistas del siglo XX.

Allí hay obras de Pablo Serrano o Guinovart, ya que en este lugar se celebró una Exposición Internacional de Esculturas en la Calle a la que acudieron grandes creadores, y no solo españoles, sino figuras de renombre mundial como Henry Moore.

Los castillos de Santa Cruz de Tenerife

Los paseos turísticos por Santa Cruz os dirigirán a las dos principales fortalezas que hubo en la ciudad. La primera fue la de San Cristóbal, comenzada a construir en 1575, si bien poco queda del original, y hoy sus vestigios se pueden visitar en una galería subterránea bajo la Plaza de España.

Más queda del Castillo de San Juan Bautista o Castillo Negro, un fuerte costero levantado en el siglo XVII. De hecho es la fortaleza mejor conservada que se puede ver durante unas vacaciones en Tenerife y su estampa sobre el océano la convierte en uno de los lugares más fotogénicos de la ciudad.

La arquitectura contemporánea de Santa Cruz

shutterstock_60271720

Como contraste con esas viejas construcciones históricas, una urbe tan moderna como Santa Cruz de Tenerife también ofrece otros edificios más contemporáneos. Sobre todo dos, el Auditorio  de Tenerife Adán Martín, y el Centro Internacional de Ferias y Congresos.

Si bien, el más llamativo es el primero, sobre todo por sus formas escultóricas que destacan en ese entorno, ya que queda enmarcado por el azul del mar y por los relieves de las montañas de Anaga.

Pasear, comprar, disfrutar

En definitiva, quien viaje a Santa Cruz de Tenerife tiene muchas cosas que ver, pero sobre todo tiene que disfrutar de esta dinámica y cosmopolita ciudad.

Tal vez el mejor entretenimiento sea pasear por sus calles, muchas de ellas peatonales en el centro, y dedicarse a hacer compras, contemplar el paisaje y a los lugareños, relajarse en un parque o tomándose algo en una terraza, siempre al aire libre y disfrutando del magnífico clima de las islas Canarias.

Compartir

Comentarios