Una escapada a Vigo

Inspiraciones

Vigo sin ser una de las capitales de provincia gallegas, sin duda alguna es una de las grandes ciudades de Galicia, y lo es sobre todo por un motivo: su importante puerto marítimo.

Es decir, un viaje a Vigo es descubrir una urbe volcada hacia el mar, hacia el Atlántico y también hacia su ría. Todos sus encantos saben a mar. Aquí te invitamos a saborearlos en una próxima escapada, para la cual en welcombebs.com podréis encontrar los mejores hoteles en Vigo.

Pasear por el centro de Vigo

Antes de ir al puerto parece obligado darse un paseo por las calles viguesas. Un lugar en el que rápidamente los viajeros se dan cuenta de que se hallan en una urbe moderna. E incluso se descubre que no hay grandes monumentos antiguos, ya que prácticamente todo se remonta a los siglos XIX y XX, además de las construcciones más modernas ya levantadas en nuestro siglo.

Eso no significa que no haya lugares interesantes. Sobre todo las encontraréis en la Puerta del Sol y sus inmediaciones. Esta es la zona de entrada a la zona más antigua de la ciudad, donde su entramado de calles conduce hasta la Concatedral de Santa María de aires neoclásicos. Sin duda, el edificio más llamativo en este conjunto de arquitectura decimonónica y de la pasada centuria.

shutterstock_405003577

Subir hasta Castelo do Castro

Tras el paseo céntrico es recomendable dirigirse hacia el barrio de Berbés, el viejo barrio de pescadores que guarda el encanto de antaño.

Y desde esa barriada hay que emprender la ascensión hasta el Castelo do Castro, integrado dentro de la ciudad y que se ha convertido en el mejor mirador sobre la misma, sobre su puerto, la Ría de Vigo y el océano.

La gastronomía en Vigo

Tanto paseo da hambre, así que habrá que buscar un restaurante para recuperarse. Cualquiera puede ser bueno, porque en todos ellos es obligación tener los productos locales de primera calidad y sobre todo frescos, especialmente en lo referente a pescados y mariscos.

La dieta durante unas vacaciones en Vigo consiste en productos del mar, y también de la ría, donde se encuentran sus famosas bateas de mejillones.

shutterstock_295473359

Navegar desde Vigo

Tarde o temprano hay que acercarse al puerto vigués, y es que desde allí hay que hacer alguna que otra excursión, tanto zarpando hacia mar abierto como por el interior de la propia Ría de Vigo.

En este último caso, es especialmente recomendable embarcar en un viejo barco de vapor que une las diferentes poblaciones a orillas de la ría. Un trayecto que hoy en día es sobre todo turístico, pero que antaño era lo más habitual en esta geografía marinera.

Si bien, durante una escapada a Vigo también hay que programarse para tomar uno de los ferrys que llegan hasta las islas Cíes, verdadero tesoro natural que está protegido bajo la denominación de Parque Nacional Marítimo Terrestre de las Islas Atlánticas.

Para ello basta con 40 minutos de navegación, una distancia muy corta pero que sin embargo nos transporta hasta un lugar que se ha convertido en uno de los sitios más emblemáticos de toda la costa de Galicia.

Compartir

Comentarios