Una visita al Teatro romano de Mérida

Consejos

La visita al Teatro romano de Mérida merece por sí sola un viaje hasta la capital de Extremadura. ¿Por qué? Porque se trata de un edificio con más de 2.000 años de historia, que nos ha llegado en un sorprendente estado de conservación. Y no solo eso, sino que todavía hoy, dos milenios después, sigue en uso.

Una escapada a Mérida

Os animamos a viajar a esta ciudad que os sorprenderá. No solo por su patrimonio histórico antiguo, entre el que no te puedes perder la visita al Teatro romano de Mérida. También por su legado árabe con la alcazaba más antigua de España, o sus múltiples iglesias como la Basílica de Santa Eulalia y la Concatedral de Santa María.

Y todavía hay más motivos para hacer una escapada a la capital extremeña. Uno de ellos es su espléndida oferta gastronómica, y otro su programación cultural. En definitiva, busca el mejor hotel en Mérida gracias a welcomebeds.com y prepararos para descubrir un destino de lo más atractivo.

columnas-teatro-romano-merida-461x305

Antes de la visita al Teatro romano de Mérida, algo de historia

Este magnífico edificio formaba parte de una de las ciudades más destacadas de la Hispania Romana. Entonces, Mérida se llamaba Emerita Augusta, y su nombre recordaba a su fundador: César Augusto. Fue precisamente durante sus años de emperador cuando se levantó el teatro, pero también otros lugares como el vecino anfiteatro, el circo o el templo de Diana.

Todos ellos, así como el Acueducto de los Milagros o el Puente romano sobre el río Guadiana, conforman las grandes paradas de la ruta turística por la bimilenaria ciudad extremeña. Pero sin duda, el punto más esperado de este itinerario es la visita al Teatro Romano de Mérida.

En el interior del teatro romano emeritense

El edificio nos invita a pasear por su viejo graderío y su escenario, pero si para algo sirve la visita al Teatro romano de Mérida es para activar la imaginación. Hay que pensar que aquí cabían hasta 6.000 espectadores, y que en la grada se planteaba la diferencia de clases sociales, sentándose los más pudientes en las primeras filas en asientos más cómodos.

También hay que imaginarse el grandioso frente del escenario con sus muchas esculturas. Por cierto un escenario que fue recrecido en tiempos del emperador Trajano, de origen hispano. Y desde luego hay que imaginárselo durante una representación teatral clásica. ¡Todo un espectáculo!

Siglos de abandono

esculturas-teatro-romano-merida

Sin embargo, todo ese esplendor desapareció, al mismo ritmo que la ciudad perdió importancia. De esta manera en el siglo IV cesaron las representaciones teatrales, y el edificio quedó abandonado, para poco a poco quedar enterrado por toneladas de tierra.

Así se mantuvo durante siglos, y de él solo se veía la parte más alta del graderío, que los emeritenses conocían popularmente como “las Siete Sillas”.

El descubrimiento arqueológico

Fue a principios del siglo XX, cuando se emprendió su excavación arqueológica. Y pronto se vio que era un hallazgo imponente, por lo que también muy pronto se preparó para que fuera posible a los turistas hacer una visita al Teatro romano de Mérida

Desde entonces es posible adentrarse en el recinto histórico, si bien las excavaciones arqueológicas han sido continuas, así como siempre se ha trabajado en la consolidación del edificio. Por un lado, para que la visita al Teatro romano de Mérida sea segura, y también para que el edificio pudiera recuperar su función original.

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida

Sí, porque desde 1933 se celebra el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida. Un certamen al que acuden compañías de distintas procedencias para poner en la escena de viejo teatro romano los montajes teatrales de obras clásicas.

Una oportunidad única a la que cualquiera tiene acceso. Basta con viajar hasta aquí en los meses de verano y adquirir las entradas para los espectáculos. Sin duda, una experiencia que complementará la perfección la visita al Teatro romano de Mérida

El Museo de Arte Romano

Teatro romano – Alfonso de Tomas

Y también como complemento idóneo a la visita al Teatro romano de Mérida hay que plantearse la entrada al Museo de Arte Romano. El cual es interesante porque alberga los restos arqueológicos aparecidos en distintos yacimientos de la ciudad. Todo ello presentado de forma exquisita en un edificio que diseñó ex profeso el prestigioso arquitecto Rafael Moneo.

En definitiva, que la visita al Teatro romano de Mérida es un magnífico motivo para viajar a la ciudad extremeña, y empaparse de un periodo de nuestra historia, en el que se originó gran parte de nuestra cultura.

Compartir

Comentarios