Visita al Parque Natural de las Dunas de Liencres

Inspiraciones

La visita al Parque Natural de las Dunas de Liencres es una de las excursiones que nadie se debe perder durante unas vacaciones en Cantabria. De hecho, estamos hablando del que está considerado como el sistema de dunas de arena más valioso y hermoso de toda la costa cantábrica. Un espacio protegido digno de conocer que está perfectamente habilitado para las visitas turísticas.

Las vacaciones en Cantabria

Optar por pasar unos días de vacaciones en la comunidad de Cantabria es elegir un destino que lo tiene todo. Estupendas playas, un valioso patrimonio histórico, una gastronomía contundente y paisaje únicos tanto en las montañas como a orillas del mar. En esta última categoría entra el Parque Natural de las Dunas de Liencres, una joya cuya visita no debes perderte.

Este espacio protegido se encuentra en el municipio de Piélagos, a tan solo 15 kilómetros de Santander. Por ello, si estás alojado en la capital cántabra debes acercarte hasta aquí. Pero tampoco te lo deberías perder si te hospedas en otros lugares cántabros, de los cuales tienen un amplio catálogo para elegir en welcomebeds.com.

Razones para visitar el Parque Natural de las Dunas de Liencres

Ya te hemos comentado que en el Parque Natural de las Dunas de Liencres se conserva el sistema dunar más importante de todo el Cantábrico. Solo por contemplar este paisaje cambiante al ritmo de viento y la climatología ya debería ser motivo suficiente para hacer la visita. Pero hay otros motivos, y de ellos os vamos a ir hablando.

La desembocadura del río Pas

El río Pas es uno de los más emblemáticos de Cantabria. No hay más que mencionar el valle del Pas en el interior de la comunidad para imaginarnos los verdes paisajes del norte de España. Pues bien, también crea un bello paisaje en su desembocadura donde se forma la conocida como ría de Mogro. Aunque el aspecto es bien diferente al del valle de aguas arriba. Ni más ni menos que conforma el eje del Parque Natural de la Dunas de Liencres.

Las playas del parque

La contemplación del paisaje de por sí ya es motivo para la visita al parque natural, pero además si el tiempo acompaña hasta podremos darnos un chapuzón en las aguas del Cantábrico. En el Parque Natural de la Dunas de Liencres nos esperan dos playas, aunque es cierto que en ambas hay que bañarse con mucha atención, ya que es un paraje muy ventoso.

La primera y mayor de esas playas es la de Valdearenas, cuyo aspecto salvaje sin duda es de lo más fotogénico. Y más pequeña es la playa de Canallave, la cual si eres aficionado al surf tal vez te suene, ya que posee unas olas excelentes muy apreciadas por los amantes del deporte de cabalgar las olas.

Las dunas

Precisamente tras las playas están las masas de arena que dan nombre al Parque Natural de las Dunas de Liencres. Las dunas más cercanas al mar son las más móviles por la constante acción del viento. Si bien la presencia de pinos consigue que no avancen en exceso. Y tras ellas nos esperan otras dunas mucho más fijas en las que de forma milagrosa crecen especies como los cardos marinos o los juncos de arena.

El paseo por estos espacios tan delicados es posible, pero eso sí hay que seguir los caminos y pasarelas habilitados para ello, de manera que nuestra presencia afecte lo menos posible a los ciclos naturales de este valioso espacio natural.

La fauna

El Parque Natural de las Dunas de Liencres no solo es un lugar para la visita de los humanos. En realidad es el hábitat idóneo para una serie de especies animales, a las que debemos molestar lo menos posible. Nos tenemos que conformar con avistar y disfrutar de su presencia. Allí hay diferentes tipos de aves acuáticas, pero también un extenso muestrario de reptiles y anfibios.

Sin duda, una maravilla natural, muy accesible para cualquier persona. Por ello el Parque Natural de las Dunas de Liencres es una visita más que recomendable durante unas vacaciones en Santander, o cualquier otro punto de Cantabria. Si bien desde aquí os invitamos a disfrutar del lugar, a admirarlo y fotografiarlo, siempre debéis colaborar en su conservación.

Compartir

Comentarios